EEUU dijo que estaba dispuesto a reunirse con Irán y renunció a establecer nuevas sanciones, aunque aún no se sabe si el país persa aceptará la propuesta.

Horas después de que el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, hablara con sus homólogos europeos, Washington acogió la propuesta de convocar conversaciones con todos los países que formaron parte del acuerdo nuclear con Irán de 2015.

El director de política exterior de la Unión Europea (UE), Enrique Mora, propuso después a través de Twitter una reunión informal de todos los participantes, afirmando que el acuerdo nuclear se encontraba en un «momento crítico», antes de que se cumpla el plazo del fin de semana para que Irán restrinja algunas inspecciones nucleares de la ONU.

«Estados Unidos aceptaría una invitación del alto representante de la Unión Europea para asistir a una reunión del P5+1 (Washington, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) e Irán para discutir una vía diplomática sobre el programa nuclear iraní», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Durante su mandato, Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear y en su lugar impuso amplias sanciones contra Irán.

Pero el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, apoya la vuelta a la diplomacia, argumentando que el acuerdo de 2015 fue «en parte eficaz» para reducir el programa nuclear de Teherán.

Irán ha insistido en que Estados Unidos levante primero las sanciones antes de volver a cumplir plenamente el acuerdo de 2015, pero Biden aseguró que no lo haría hasta que Irán vuelva a cumplir los límites de producción nuclear permitidos por el acuerdo.

En una carta, el embajador estadounidense ante la ONU, Richard Mills, dijo que las sanciones que se supone se restablecerían en agosto «continúan eliminadas».

El exsecretario de Estado Mike Pompeo había argumentado que Estados Unidos seguía siendo técnicamente un participante en el acuerdo de 2015 y que detonaría las sanciones de la ONU por sus violaciones.

La administración de Biden anunció además este jueves que va a relajar las restricciones de movimiento impuestas por el gobierno de Trump a diplomáticos iraníes acreditados ante la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

 

FUENTE: AFP