Ciudad Guayana.- La Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) registró  en su informe anual 237 femicidios por violencia armada desde abril de 2018 hasta abril de 2019 entre los estado Bolívar y Monagas.

El Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género, creado por la ONG, alerta que en los casos registrados durante un año existen: femicidios pasivos, activos, violencia sexual, entre otros elementos.

“Codehciu reconoce la importancia de impulsar los derechos humanos de la mujer ante la violencia que la rodea, siguiendo lo consagrado en La plataforma de Acción de Beijín, aprobada en septiembre de 1995”, indica la comisión en su informe anual.

A pesar de esto, aclaran que los municipios en los que más se registran víctimas son Caroní en Bolívar y Maturín en Monagas. Incluyendo a mujeres, niñas y adolescentes.

Dentro de los registros de la ONG todas las víctimas fueron sometidas a violencia con armas de fuego y blancas. Además de 47 mujeres víctimas de violencia sexual y 37 femicidios en grado de frustración.

“Las mujeres se han convertido en víctimas por razones de venganza, tanto de grupos delictivos como de funcionarios policiales. También han sido víctimas colaterales de venganzas perpetradas en contra de sus parejas o familiares cercanos. En los últimos meses, los presuntos enfrentamientos entre órganos de seguridad y supuestos delincuentes han tenido víctimas femeninas, al menos dos han fallecido, otras (incluyendo menores de edad) han resultado heridas”, reza el informe.

Algunas de las víctimas contabilizadas son: Marisol Blanco de 38 años, a quien su pareja la descuartizó y dejó en bolsas negras en el estado Bolívar. También el caso de Iraima Dayar, quien fue asesinada por unos sujetos para presuntamente robarle el teléfono celular, pero el equipo no se lo llevaron, entre otros femicidios.

Codehciu asegura que el Estado venezolano no protege a las mujeres, niñas o adolescentes. La mayoría de las víctimas están en un rango de edad entre 15 y 26 años.

Para abril de 2019 ya se registran 68 víctimas de femicidio pasivo y 24 por femicidio activo. El primero es el relacionado a las armas pequeñas, tráfico de drogas o crimen organizado, mientras que el activo a causa de asesinato misógino, violencia doméstica, ataque de odio y conflictos armados.

Uno de los femicidios más sonados en Bolívar durante 2019 es el de la menor de edad Ángela Aguirre, que fue asesinada en la Isla La Terecaya de Puerto Ordaz cuando acudió a la fiesta de cumpleaños de uno de los siete implicados en el hecho.

También cuentan los datos de desaparecidas, y según el monitoreo es de unas cuatro desaparecidas.

“Exhortamos a los organismos competentes a reforzar las medidas de protección destinadas a evitar que nuestras jóvenes continúen siendo víctimas de grupos delictivos (…) Solicitamos al Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, que implemente un programa dirigido a las comunidades, para luchar contra la violencia sexual”, recomienda la ONG.