Economía

Trump inicia el proceso para reducir la regulación financiera

Donald Trump sigue al pie de la letra las promesas que hizo durante la campaña electoral, al firmar este viernes dos decretos que inician el proceso de revisión del paquete de medidas reglamentarias conocido como la Dodd-Frank Act. La Ley se adoptó por iniciativa de la Administración de Barack Obama tras la pasada crisis financiera desatada por el desplome de Lehman Brothers para poner a raya a los grandes bancos y evitar abusos. El presidente considera, sin embargo, que el exceso de regulación afecta a los negocios y a la economía. 

La Dodd-Frank Act, que debe su nombre al exsenador Christopher Dodd y al exrepresentante Barney Frank, los dos demócratas, fue firmada en julio de 2010 por el entonces presidente Barack Obama para elevar la regulación y las supervisiones sobre las grandes bancos sistémicos. El objetivo de las medidas que integra la legislación es evitar que asuman riesgos excesivos, como los que llevaron a la crisis financiera de 2008, la más grave desde la Gran Depresión.

La firma de las dos órdenes ejecutivas que marcan el inicio del proceso de revocación de la reforma impulsada por Obama entra, sin embargo, en contradicción con el ataque que lanzó durante la campaña contra los grandes titanes de Wall Street, por los excesos que llevaron a la crisis. Esos mismo ejecutivos, a los que demonizó y acusó de corromper el sistema político, son los que más se van a beneficiar de este eventual recorte en la regulación.

Los valores financieros respondieron al alza a la firma del decreto, en la mejor jornada desde mediados de noviembre, y auparon así de nuevo al índice Dow Jones hasta colocarlo por encima del nivel de los 20.000 puntos. Los más críticos con la maniobra desde las filas demócratas en el Congreso de EE UU consideran que el equipo del presidente tiene “amnesia” y olvidó cuál era la situación hace ocho años por los excesos de Wall Street.

Paso simbólico

Trump promete rebajar la regulación de manera “masiva” como un incentivo a hacer negocios en EE UU. La firma de los decretos que marcan el inicio de revisión de la Dodd-Frank es, en cualquier caso, un paso simbólico porque corresponde a los legisladores reescribirla y es un trabajo de gran complejidad. En el momento de la firma de la orden ejecutiva estuvo presente Gary Cohn, que hasta hace unas semanas fue el segundo de mando en Goldman Sachs.

“La Dodd-Frank es una política desastrosa que está entorpeciendo los mercados y reduciendo la disponibilidad de crédito”, aseguró el portavoz presidencial, Sean Spicer. La primera de las órdenes firmadas por Trump urge a una revisión integral de esta Ley, como pide la industria financiera. La segunda busca revertir una norma que fija las condiciones de inversión de los planes de pensiones de los trabajadores, un mercado que mueve tres billones de dólares.

La directriz de la Casa Blanca va a provocar en la práctica que las diferentes agencias que regulan y supervisan el sistema financiero procedan a examinar posibles cambios en la legislación, para simplificarla. El secretario del Tesoro tendrá que presentar un informe al respecto en 120 días con las directrices a seguir. En cualquier caso, no se espera que sea una revocación como la que Donald Trump quiere para la reforma del seguro médico Obamacare.

La legislación financiera es mucho más compleja y lo que buscaría es eliminar costes, más que dejar margen a los bancos para que asuman riesgo. La Dodd-Frank incluye reglas para evitar episodios como el que protagonizó Lehman Brothers, que incluyen los colchones de capital que deben tener los bancos para hacer frente a situaciones de estrés y creó una agencia para la protección del consumidor. La revisión, además no estará exenta de batalla en el Capitolio. 

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: