Salud

Recomiendan iniciar las colonoscopias a la edad de 45 años

La incidencia y mortalidad asociadas al cáncer colorrectal están aumentando sobre todo en las personas con edades entre los 45 y los 49 años.

De ser detectado a tiempo, se puede curar en hasta un 90% de los casos

El cáncer colorrectal es el tipo de tumor más frecuente sumando ambos sexos. Es la segunda enfermedad oncológica más letal tras el cáncer de pulmón. Pero no todo son malas noticias: de ser detectado a tiempo, se puede curar en hasta un 90% de los casos. De ahí la importancia, vital, de los programas de cribado del cáncer colorrectal. O lo que es lo mismo, de la realización de colonoscopias en la población en riesgo de padecerlo, caso de la aquella con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años. Sin embargo, es muy posible que estas colonoscopias deban hacerse a edades más tempranas. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Clínica París-Bercy en Charenton-le-Pont (Francia), la mortalidad asociada a este tumor está aumentando, y mucho, en los adultos jóvenes, por lo que el cribado de este tipo de cáncer debería iniciarse ya a la edad de 45 años.

Como explica David Karsenti, director de esta investigación presentada en el marco de la XXV Reunión de la Unión Europea de Gastroenterología (UEG) que se está celebrando en Barcelona, «nuestros hallazgos demuestran que los mayores incrementos tanto en la frecuencia de lesiones en el colon y recto como en la tasa de detección de neoplasias tempranas se han producido a la edad de 45 años. De hecho, incluso cuando los pacientes con un historial personal o familiar de pólipos o cáncer son excluidos de los resultados, todavía hay un aumento notable en la tasa de detección en pacientes que han cumplido los 45».

Diagnóstico precoz

Infinidad de estudios han confirmado que los programas de cribado del cáncer colorrectal reducen tanto la incidencia como la mortalidad asociadas al cáncer colorrectal. O lo que es lo mismo, salvan cada año un gran número de vidas. Sin embargo, el acceso de la población a estos programas o, lo que es lo mismo, la probabilidad de ser diagnosticado precozmente de la enfermedad –y llegado el caso, de prevenirla–, difiere notablemente en función de cuál es su comunidad autónoma de residencia. Una falta de equidad que resulta, si cabe, más acusada en el conjunto de la Unión Europea, en la que la cifra anual de fallecidos por el tumor supera los 215.000. De hecho, y mientras en algunos países de la UE estos programas se inician a la edad de 50-55 años, en otros hay que esperar hasta haber cumplido los 60.

Sea como fuere, todos los países europeos coinciden en no realizar colonoscopias antes de los 50. Todo ello a pesar de que el crecimiento en la incidencia del tumor es notablemente mayor en los adultos jóvenes que en los individuos más mayores.

Nuestros resultados indican de forma contundente que el cribado del cáncer colorrectal debería iniciarse a la edad de 45 años

Para llevar a cabo su estudio, los autores analizaron los resultados de las colonoscopias realizadas a 6.027 adultos de diversas edades. Y lo que vieron es que la tasa de detección de nuevas neoplasias –nuevos tejidos anómalos que, ya sean benignos o malignos, crecen de forma incontrolada– ha aumentado en todos y cada uno de los segmentos de edad evaluados. Sin embargo, este crecimiento ha resultado aún más significativo en la población con edades entre los 45 y los 49 años: un 8% mayor que el observado en las personas de 50 a 54 años, y hasta un 400% superior que el detectado en aquellas con 40-44 años.

Es más; la tasa de detección de adenomas y del número promedio de pólipos –esto es, de masas de tejido que crecen en las paredes del colon y recto y que, de no ser tratadas, pueden convertirse en cancerígenas– también ha crecido en todos los segmentos de edad evaluados. Pero, de nuevo, este aumento ha sido especialmente notable en los adultos jóvenes, sobre todo en aquellos con edades comprendidas entre los 45 y los 49 años.

Cribado a los 45

En definitiva, parece que el incremento en las incidencias de lesiones precancerosas en el colon y recto y del cáncer colorrectal, si bien notable en todos los segmentos de edad, resulta especialmente significativo en los adultos jóvenes. De ahí que, en opinión de los autores, deba adelantarse la edad de inicio del cribado de este tumor a los 45 años.

Como concluye David Karsenti, «con independencia del tipo de cribado realizado, los resultados de nuestro trabajo indican de forma contundente que el cribado del cáncer colorrectal debería iniciarse a la edad de 45 años. Una decisión que nos ayudaría aumentar la detección precoz de este tipo de tumor en adultos jóvenes y que, además, nos permitiría la identificación y extirpación segura de los pólipos que pueden acabar convirtiéndose en malignos».

ABC

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: