Mundo

Portugal acompañó masivamente los restos mortales de Mário Soares

Portugal ha acompañado los restos mortales de Mário Soares, el expresidente y ex primer ministro de Portugal que falleció el sábado a los 92 años de edad.

Durante sábado y domingo, las condolencias por su fallecimiento se registraron en su domicilio particular y, especialmente, en la sede del Partido Socialista, donde colgaba una gran foto de su fundador. En algunas horas de la tarde, los ciudadanos hacían cola en las escalinatas del edificio para firmar en el libro de condolencias.

Hoy lunes han comenzado los tres días de luto oficial, decretado por el primer ministro, la única autoridad que no va a asistir a los ceremoniales por encontrarse en visita oficial en India. António Costa no ha anulado el viaje. “No es una decisión personal. Me gustaría estar donde están todos los amigos”, ha declarado. En este sentido, se ha recordado el gesto del propio Soares que, en 1989, tampoco anuló un viaje tras conocer que su hijo João había sufrido un accidente de aviación y estaba malherido.

Lisboa, con alcalde socialista, se ha volcado en recordar la figura de Soares. Por toda la ciudad se han colocado grandes fotografías del fallecido, y especialmente por las calles donde discurre el cortejo fúnebre, de la casa del político al monasterio de los Jerónimos.

La figura de Soares, después de dos días de pésames, declaraciones y semblanzas de su figura, coincide en considerarle como el padre de la “democracia de Portugal”, el “padre del Portugal moderno, libre y democrático”, con especial incidencia en su enfrentamiento con el Partido Comunista y su dirigente Álvaro Cunhal para que la revolución del 25 de abril de 1974 no acabara en una dictadura.

Ese recuerdo, que une a todos los políticos, desde la derecha hasta su partido, es matizado por las fuerzas a su izquierda, tanto el PC como su escisión originaria, el Bloco de Esquerda, que inciden en su lucha contra la dictadura. En las alabanzas unánimes al coraje de Soares, tanto uno como otro partido han puesto sordina. Es el caso del excomunista y exdirigente del Bloco, Francisco Louçã, que en su valoración del político le ha considerado como el más importante de la segunda mitad del siglo XX…”junto con Álvaro Cunhal”. Precisamente Soares se enfrentó a Cunhal para frenar la deriva que llevaba la revolución con nacionalizaciones, ocupaciones de periódicos y ministerios, o el mismo asedio a las instituciones religiosas.

En las elecciones constituyentes de 1975, el PC fue el cuarto partido más votado, detrás del PS de Soares (35%), del centrista PSD y del derechista CDS. Cunhal apenas consiguió el 14% de los votos. Soares rompió con los gobiernos de unidad y, por primera vez, se atrevió a formar un ejecutivo en solitario.

Pero sus profundas divergencias no afloran en el elegante y comedido pésame del PC, en un país que cuida mucho las forma y más en estos momentos. “Recordando su pasado de antifascista, el PCP registra las profundas y conocidas divergencias que marcaron las relaciones del PCP con el Doctor Mário Soares”, dice el comunicado. “Señaladamente por su papel destacado en el combate al rumbo emancipador de la Revolución de Abril y a sus conquistas, incluyendo la soberanía nacional”.

Tampoco el Bloco de Esquerda se ha excedido en las alabanzas. Su líder Catarina Martins se ha identificado con los cinco últimos años de su vida, cuando ya con 87 años de edad, se levantó contra las imposiciones de la troika (FMI, BCE y CE) a Portugal, a cambio de salvar al país de la quiebra con un préstamo de 78.000 millones de euros. En el comunicado del Bloco, recuerda que estuvo contra la invasión de Irak y contra la guerra colonial.

En el último año de su vida, Soares vio con buenos ojos el pacto entre las izquierdas que han permitido gobernar a Costa con el apoyo parlamentario de PC y Bloco.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: