Economía

El petro de Nicolás: Desnudando la enferma trama de la “criptomoneda” bolivariana

Acosado por las crisis políticas y económicas, el gobierno venezolano proporcionó más detalles a principios de enero sobre su plan para emitir una nueva criptomoneda llamada “petro”, que espera usar para evitar un colapso financiero. El plan de Venezuela es recaudar hasta $ 6 mil millones mediante la emisión de 100 millones de petros, que supuestamente estarán respaldados por el número equivalente de barriles de petróleo.

Por: Monica de Bolle y Martin Chorzempa / Instituto Peterson para la Economía Internacional

Traducción libre de LaPatilla.com

Espera atraer inversionistas que hayan hecho una fortuna en bitcoins, ofreciéndoles una forma de “diversificar parte de su riesgo” mediante la “adquisición de recursos naturales, activos reales, sin abandonar el mundo digital”. La propuesta no es en realidad una criptomoneda y la desconfianza y el uso persistentes de trucos técnicos no resolverán las dificultades económicas de Venezuela.

Los malentendidos en el plan del gobierno bolivariano sobre cómo funcionan las cadenas de bloques

El documento del gobierno titulado “The Petro Is Independence” (El petro es Independencia) describe el plan. Combina malentendidos serios con ilusiones sobre los beneficios de la tecnología de las cadenas de bloques (blockchain), junto con la evidencia de que el gobierno está tratando de engañar a su población o que no comprende los fundamentos de las criptomonedas, o ambas cosas. El comienzo del documento establece que “las criptomonedas … están libres de especulación financiera gracias a la cadena de bloques. Y automáticamente, salvará y protegerá el bolívar del dólar paralelo, el que se vende en el mercado negro.

Pero una cadena de bloques es simplemente una forma de registrar transacciones. Agrupa nuevas transacciones en una red como bitcoin en un bloque, que luego se agrega al bloque anterior de transacciones para formar una cadena continua. El beneficio de un blockchain es que cualquiera que rompa las reglas y / o trate de alterar transacciones pasadas, por ejemplo, tratando de falsificar un registro que otros le transfirieron en bitcoin, romperá la cadena, y así quedará expuesto. No hay nada inherente a la tecnología blockchain que prevenga la especulación.

Dado que el bolívar no contará con el respaldo del petro, no hay nada que respalde la afirmación del gobierno de que la introducción de su moneda digital estabilizaría el valor de la moneda fiduciaria de Venezuela. La hiperinflación de Venezeula es el resultado del desorden fiscal y monetario, junto con un desglose completo de la confianza en la capacidad del gobierno para administrar la economía. Los entusiastas de las criptomonedas hacen muchas afirmaciones extravagantes sobre los beneficios de las cadenas de bloques, pero pocos negarían que la febril especulación financiera es el núcleo del boom de las criptomonedas de hoy. Al igual que los bonos de Venezuela, es probable que el petro sea una inversión altamente especulativa, si de hecho, se emite.


Es dudoso que el uso de “el petro” pueda eludir las sanciones de los Estados Unidos

El documento oficial establece por adelantado que el lanzamiento del petro está motivado por la necesidad de “enfrentar las sanciones del gobierno hegemónico de Donald Trump”. En teoría, el petro le permitiría a Venezuela evitar el dólar y los sistemas de pago tradicionales y en su lugar realizar transacciones internacionales en plataformas de criptomoneda, evitando así las sanciones. Sin embargo, la capacidad del plan para hacerlo es dudosa. El Tesoro de los Estados Unidos ya ha declarado que las compras de petros“parecerían ser una extensión del crédito al gobierno venezolano … (y) podrían exponer a las personas estadounidenses al riesgo legal”, lo que significa que cualquier empresa con conexiones al sistema financiero estadounidense, incluida la mayoría de las divisas de criptomonedas, deberán pensarlo dos veces antes de tratar con petros. Dado que el documento establece que todas las transacciones serán visibles, los argumentos de que Estados Unidos no verá que se eludan las sanciones no existen. Los libros mayores de Blockchain tienden a ser públicos para permitir que cualquiera pueda verificar que las transacciones no rompan la cadena. Lo mismo ocurriría con las transacciones que usan el petro, si opera de acuerdo con los estándares más comunes para criptomonedas.

El plan enfrenta problemas políticos y de credibilidad

La emisión propuesta también puede crear un problema políticamente espinoso para el gobierno. Según se informa, el plan será como otras ofertas de monedas digitales nuevas, que primero venden las monedas o fichas con descuento a los grandes inversores, antes de que estén disponibles para el público (a un precio más alto). También asignará algunos petros al gobierno y asesores que ayudarán al gobierno con la venta, un proceso plagado de oportunidades para la corrupción. Hasta donde sabemos, no existe un precedente reciente para que los gobiernos emitan moneda con descuentos a grupos de inversores favorecidos. Los ciudadanos venezolanos y los trabajadores del gobierno, que eventualmente pueden ser pagados en petros, es probable que perciban este movimiento como un pago injusto e ilegítimo.

Además, la credibilidad y la seguridad jurídica son fundamentales para el valor de cualquier activo digital supuestamente respaldado por activos físicos, pero el decreto del gobierno no contempla el intercambio de petros por el petróleo real. Solo hay promesas vagas de que los recursos que respaldan a cada petro son equivalentes a un barril de petróleo u “otros productos que la nación decida”. Solo permite intercambios entre el petro y el bolívar, o entre el petro y otras criptomonedas.

Cualquier “respaldo” será débil en el mejor de los casos. De hecho, el parlamento venezolano ha declarado el esquema ilegal e inconstitucional. Cada fuente de incertidumbre probablemente disminuirá el valor que los inversionistas están dispuestos a pagar por cada petro, reduciendo la cantidad que el gobierno puede recaudar y aumentando el costo total del plan, si es que se pone en marcha.

El gobierno del presidente Maduro afirma que, gracias a las nuevas tecnologías de criptomoneda, Venezuela ya no tendrá que enfrentar las consecuencias de su mala gestión macroeconómica. Pero el petro es una criptomoneda que no lo es, y los economistas aún tienen que descubrir una bala de plata mágica para evitar el caos financiero y por defecto cuando los países llevan sus economías al suelo.

Una cadena de bloques1cadena articulada, conocidas en inglés como blockchain,23456 es una base de datos distribuida, formada por cadenas de bloques diseñadas para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado usando un sellado de tiempo confiable y enlazando a un bloque anterior.7 Por esta razón es especialmente adecuada para almacenar de forma creciente datos ordenados en el tiempo y sin posibilidad de modificación ni revisión. Este enfoque tiene diferentes aspectos:

  • Almacenamiento de datos: se logra mediante la replicación de la información de la cadena de bloques
  • Transmisión de datos: se logra mediante redes de pares.
  • Confirmación de datos: se logra mediante un proceso de consenso entre los nodos participantes. El tipo de algoritmo más utilizado es el de prueba de trabajo en el que hay un proceso abierto competitivo y transparente de validación de las nuevas entradas llamada minería.

El concepto de cadena de bloque fue aplicado por primera vez en 2009 como parte de Bitcoin.

Los datos almacenados en la cadena de bloques normalmente suelen ser transacciones (p. ej. financieras) por eso es frecuente llamar a los datos transacciones. Sin embargo, no es necesario que lo sean. Realmente podríamos considerar que lo que se registran son cambios atómicos del estado del sistema. Por ejemplo una cadena de bloques puede ser usada para estampillar documentos y asegurarlos frente a alteraciones. 

 

Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: