Mundo

Multitudinarias protestas de mujeres contra Trump en varias ciudades

En Washington hubo más de medio millón de personas y la manifestación se repitió en varios países.

Tras su primera noche en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos,  Donald Trump, se enfrentó este sábado con la “Marcha de las Mujeres”, una masiva protesta que tuvo una fuerte convocatoria en las redes sociales y que se ha replicado en otras ciudades del mundo, Buenos Aires entre ellas.

Los organizadores estiman que más de medio millón de personas se sumaron a la manifestación en  Washington, cerca del Congreso de EE.UU., para defender los derechos de la mujer pero también de los inmigrantes, los musulmanes y la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Lgbt). El reporte fue compartido por Kevin Donahue, vicealcalde a cargo de seguridad y justicia, quien resaltó que las expectativas fueron rebasadas: solo 200.000 manifestantes habían confirmado su asistencia en las redes sociales.

La marcha avanzó dos kilómetros por el National Mall, donde Trump fue investido ayer como presidente. El nuevo jefe de Estado alcanzó a ver la protesta desde la ventana de su limusina, cuando esta tarde su convoy iba de regreso a la Casa Blanca después de estar en un servicio religioso en la Catedral Nacional en Washington, reportó la agencia AP. Al llegar a una intersección, los carros comenzaron a sonar el claxon mientras algunos manifestantes alzaban sus pancartas.

Largas filas de casi tres cuadras para entrar a estaciones del metro como la de Bethesda, en las afueras de  Washington, ya daban una pauta de la asistencia. Los vagones estaban repletos de mujeres cargando carteles que leían “¿Alguien ha visto mi máquina del tiempo?”, “Mi cuerpo, mi decisión” o “Pelea como una chica”, y en cada estación decenas de manifestantes quedaban fuera.

La protesta también fue masiva en Chicago, Los Ángeles, Miami y Boston, donde calculan decenas de miles de manifestantes.

Protesta mundial

La convocatoria fue acogida en al menos otros 13 países. “No sólo estamos preocupados por las mujeres”, declaró una de las organizadores de la marcha en Australia, Mindy Freiband, donde también se concentraron miles. “Pensamos que muchas personas están amenazadas por este tipo de medidas”, añadió, en alusión a algunos de los proyectos de Trump.

También hubo réplicas en  Nueva Zelanda,  Corea del Sur,  Japón y distintos puntos de  Europa. “Hoy  Londres se une al mundo para mostrar lo mucho que valoramos los derechos que cada mujer debería tener”, dijo el alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, que se unió a la marcha en las calles de la ciudad.

En la capital alemana,  Berlín, cientos de personas se manifestaron frente a la embajada estadounidense, en respuesta al llamado de la rama del Partido Demócrata para los estadounidenses expatriados (Democrats Abroad).

“Si no hay justicia, no hay paz” o “Soy feminista” fueron algunas de las consignas pronunciadas en la céntrica Plaza de París. En  Suecia,  Noruega,  Dinamarca, Finlandia,  Francia y  España también protestaron contra Trump.

 

El objetivo

La intención de la “Marcha de Mujeres” fue enviar el mensaje a Trump y al Congreso estadounidense -controlado en las dos cámaras por su Partido Republicano- de que los derechos de las mujeres y de los grupos sociales minoritarios deben ser respetados.

“La Marcha de las Mujeres enviará un claro mensaje al mundo y a nuestro nuevo gobierno en su primer día en el cargo de que los derechos de las mujeres son derechos humanos”, dijeron los organizadores.

odo surgió con una idea de una abogada jubilada de Hawai, Teresa Shook, y luego creció como bola de nieve en las redes sociales.”¿Y si las mujeres desfilaran masivamente en Washington durante la investidura?”, preguntó. Cuando fue a acostarse, tenía 40 “Me gusta”. Cuando se despertó, más de 10.000, y el llamado siguió creciendo.

Es la primera vez en 40 años que un mandatario recién elegido tiene una popularidad tan baja, de apenas 37%, según un sondeo de CBS News. Aunque Trump ganó la elección con 308 votos del colegio electoral,  Hillary Clinton ganó el voto popular, con casi tres millones de sufragios más que su rival.

La derrota inesperada el 8 de noviembre de Hillary, que esperaba convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos, fue para muchas un gran golpe. Unas 225.000 personas habían confirmado su participación en la página Facebook de la marcha, y otras 250.000 dijeron estar interesadas en hacerlo. Al menos 1200 colectivos habían pedido permiso para estacionar cerca del Mall.

Un gorro rosa

“Apenas una semana después de la elección de Trump, me compré el billete de colectivo para venir a Washington a la marcha. Para mí, es una cuestión de activismo pacífico”, dijo Cecile Scius, una manifestante de 33 años de Queens, Nueva York, que tiene cuatro hijos.

Como miles de manifestantes, Scius visitó un gorro de lana rosa con dos orejas de gato, que fue tejido por vecinas de su barrio de Sunnyside y que se ha convertido en nuevo símbolo del desafío al nuevo gobierno.

Los “pussy hats”, como les llaman, son gorros con orejas de gato: es un juego de palabras ya que “pussycat” es gatito y “pussy” es vagina, con un tono peyorativo.

La palabra recuerda directamente a un audio de 2005 filtrado en la campaña electoral en el cual el futuro presidente, conocido por su retórica polémica y divisiva, aseguraba que “cuando eres una estrella, (las mujeres) te dejan hacerlo. Puedes hacer lo que quieras. Puedes agarrarlas por la vagina”.

En los días previos a la toma de posesión de Trump hubo otras protestas en Washington, donde ayer, coincidiendo con la ceremonia, se produjeron incidentes y fueron detenidas más de 200 personas, según las autoridades.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: