Noticias

Lula da Silva denunciará a Netflix por la serie ‘El mecanismo’

El ex presidente brasileño se une a su sucesora, Dilma Rousseff, y considera que la serie manipula a los espectadores en un año electoral

La política brasileña gira estos días en torno a Netflix por el estreno de una serie que recrea la investigación del caso Petrobras y cómo desmontó a buena parte de la clase dirigente del país. El expresidente Lula da Silva considera que las licencias creativas de los guionistas perjudican su imagen y a la izquierda, y ha anunciado que denunciará a la plataforma. La también exmandataria Dilma Rousseff se ha sumado a las críticas y afirma que la serie crea “noticias falsas” que afectan al Partido de los Trabajadores de cara a las elecciones de octubre.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha ampliado su ya por de sí dilatada lista de enemigos políticos para incluir a Netflix, la plataforma responsable de una serie que, según el exmandatario, “es una mentira más” que le difama a él y a otras a personas del panorama político. O mecanismo (Túnel de corrupción en España), estrenada el 23 de marzo, es una versión dramatizada del caso Petrobras, el gigantesco entramado de corrupción que se descubrió en la petrolera estatal en 2014 y que ha salpicado a absolutamente toda la clase política del país, de izquierda a derecha, de concejales a presidentes.

Pero el problema no es la historia, de sobra conocida en Brasil, sino algunas licencias narrativas de su creador, José Padilha (Tropa de élite, Narcos). Los ocho capítulos han soliviantado a parte de la izquierda, que entrevé un intento de ensuciar el nombre del Partido de los Trabajadores de Lula da Silva de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

El propio expresidente, que pretende ser candidato a esos comicios y al que las encuestas auguran una holgada victoria —si la justicia no decide enviarle a prisión por una condena por corrupción—, se ha erigido como cabecilla del movimiento. “Aviso de que vamos a denunciar a los responsables [de la serie] aquí o en cualquier lugar”, avisó el miércoles en un acto en Curitiba.

La serie juega con la realidad, cuando menos. Todos los personajes y empresas tienen los nombres cambiados, pero la estructura de la red de corrupción y de las instituciones, así como quién sale damnificado o beneficiado, sigue los hechos al dedillo.

Diálogos de las pesquisas

Hay diálogos sacados directamente de las grabaciones policiales, incluyendo la histórica frase que dijo el senador conservador Romero Jucá al ver que todos sus compañeros eran detenidos: “Hay que parar la sangría”. En la serie, quien la pronuncia es el mismísimo Lula, lo cual tiene enormes implicaciones políticas: esa frase se ha usado como indicio de que en Brasilia se conspira para detener el caso Petrobras. Es más, poco después se sometió a la entonces presidenta Dilma Rousseff a un proceso de destitución que puso al partido de Jucá en el poder. Otra cosa que se le achaca a Lula (Joao Higino en la ficción) es la orden de cambiar la dirección de la policía por una más conveniente, algo de lo que se acusó al exmandatario pero que la fiscalía fue incapaz de probar.

“No tenemos que aceptar eso y yo no lo voy a aceptar”, advirtió Lula da Silva el miércoles. “Vamos a procesar a esa tal Netflix porque están haciendo una fiesta”. Rousseff, protegida de Lula, ha acusado a Padilha de promover “noticias falsas”. Este asegura que cada capítulo tiene un rótulo avisando de que los hechos están dramatizados. “Si Dilma supiese leer, no tendríamos este problema”, ha protestado.

 

 

Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: