Mundo

¿Los Venezolanos harán lo mismo cuando le toque? Un criminal de guerra se suicida en el tribunal de La Haya

El exgeneral bosniocroata Slobodan Praljak, de 72 años, ha muerto este miércoles tras ingerir veneno durante la lectura de su última sentencia de apelación en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por crímenes de guerra. Prajlak, el mando militar que ordenó atacar el puente de Mostar, gritó que no era un criminal de guerra y a continuación bebió de un frasco ante la incredulidad de los presentes.

Condenado en 2013, en primera instancia, a 20 años de cárcel por crímenes de guerra perpetrados contra musulmanes bosnios, Praljak ha ingerido una sustancia desconocida cuando los jueces han confirmado de nuevo la pena. Junto a él, fueron condenados hace cuatro años otros cinco reos, todos políticos o militares bosniocroatas, castigados por haber formado una asociación criminal para crear una Gran Croacia practicando la limpieza étnica.

La lectura de la apelación discurría sin problemas cuando el exgeneral alzó la voz y bebió del frasco que sacó de un bolsillo. Su abogada fue la que alertó de que se trataba de veneno. La sesión ha sido suspendida en medio de gran confusión. Los letrados y secretarios presentes en la sala se han levantado y los traductores, aturdidos, han cerrado los micrófonos. Carmel Agius, presidente de la sala, ha ordenado que se corrieran las cortinas del banquillo de los acusados y la misteriosa bebida fuera llevada al laboratorio para su análisis. El tribunal, con sede en La Haya, ha llamado a una ambulancia. Se ha abierto una investigación para saber cómo llegó hasta sus manos el veneno. La Sala 1, el lugar de los hechos, ha sido precintada.

La televisión croata avanzó, al cabo de dos horas, que el general había muerto. La noticia la confirmó más tarde el primer ministro de ese país, Andrej Plenković, que ofreció sus condolencias a la familia y fue crítico con la sentencia por considerarla injusta. Más tarde, el propio tribunal informó del fallecimiento de Praljak, también escritor y director de cine y teatro.

Los jueces han mantenido a su vez la pena de 25 años impuesta en 2013 al principal reo del grupo, Jadranko Prlic, ex primer ministro de la autoproclamada República de Herzeg-Bosnia (1991). Las penas han sido las mismas que ya tenían para Bruno Stojic, antiguo ministro de Defensa de la misma República (20 años); el exgeneral Milivoj Petkovic (20 años); Valentin Coric, comandante de la policía bosniocroata (16 años) y Berislav Pusic, a cargo del intercambio de prisioneros (10 años).

Praljak fue quien ordenó bombardear el puente otomano de la ciudad de Mostar, en la región de Herzegovina. Del siglo XVI, cruza el río Neretva y une las dos partes de la ciudad. En noviembre de 1993, voló por los aires, y en el primer juicio, se consideró que había causado “un daño enorme a la población musulmana”. Aunque se convirtió en un símbolo de la destrucción de la guerra, y era una de las piezas más conocidas de la arquitectura islámica en los Balcanes, en la apelación se ha aceptado la explicación del viejo militar. Dijo que era “un objetivo militar más”. El puente fue reconstruido con ayuda del Banco Mundial y la supervisión de la UNESCO. Volvió a inaugurarse en 2004.

Según la sentencia original, en los campos de internamiento para civiles musulmanes bosnios “acabaron mujeres, niños y ancianos sometidos a condiciones inhumanas, sin agua, comida o atención médica”. Dicho trato constituye un crimen de guerra que tal vez sea el más inesperado del conflicto de los Balcanes.

Los seis condenados encabezaron una campaña contra sus vecinos musulmanes bosnios entre 1993 y 1995, durante la guerra de Bosnia, a pesar de que bosniocroatas y musulmanes bosnios habían sido aliados. La República Croata de Herzeg-Bosnia fue proclamada en 1991, pero no logró el reconocimiento internacional. Disuelta en 1994, tras los acuerdos de paz de Dayton, firmados entre serbios, bosnios y croatas, se sumó después a la Federación de Bosnia-Herzegovina. Mientras estuvo activa, impuso lo que sus dirigentes denominaron cultura croata a base de controlar los medios de comunicación y los municipios.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: