Entretenimiento

Las 12 películas de Netflix para ver en familia

El pan de la guerra (2017)

A veces, las historias protagonizadas por niños pueden hacernos comprender -tanto a adultos como a infantes- el impacto de problemáticas a las que quizás no estamos prestando suficiente atención. Esta película de Nora Twomey, nominada al Oscar, nos traslada al centro de Afganistán, y su dramática historia -con algún que otro toque de humor- puede hacernos aprender mucho. No todo son risas en la vida.

Vaiana (2017)

“En la línea entre el cielo y el mar…”. Vamos, has cantado esta canción miles de veces. Y podrías hacerlo una vez más. Disney nos dejó uno de los viajes más enternecedores de su etapa moderna, con una princesa (guerrera) que ha entrado por la puerta grande del panteón real de la compañía. Ni la Sirenita le hace sombra.

Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016)

¿Cansados de la animación de Disney-Pixar en casa? ¿Ganas de algo diferente? Sin duda, Kubo os dará lo que necesitáis. Una historia de aventuras, familia y magia de la mano del Estudio Laika, en la que un niño deberá ir en busca de la armadura mágica de su padre para poder combatir a los monstruos que intentan acabar con él.

Rogue One: Una historia de Star Wars (2016)

Cualquier entrega de Star Wars es una buena opción para una sesión de cine en familia, y más aún si entre los presentes se encuentra algún ‘warsie’ de pura cepa. Esta precuela, que enlaza directamente con el cuarto episodio de la saga (el primero que se estrenó), saca la vena más rebelde de la franquicia y deja momentos nostálgicos que os van a encantar.

Hunt for the Wilderpeople (2016)

“Muy de vez en cuando, una pequeña película que llega sin avisar, resulta tan inteligente y divertida, tan placentera de disfrutar, que no puedes creer tu suerte”, decía el crítico de Los Angeles Times, Kenneth Turan. Y razón no le falta: Taika Waititi (director de ‘Lo que hacemos en las sombras’ y ‘Thor: Ragnarok’) vuelve a demostrar aquí su maravilloso sentido del humor.

Buscando a Dory (2016)

Parecía imposible que una secuela fuese a superar aquella ya clásica ‘Buscando a Nemo’, y quizás para muchos esta segunda entrega no lo haga. Aun así, no ha perdido ni un ápice de su espíritu: la importancia de la familia, el viaje de autodescubrimiento, el conocimiento del océano… y ahora es el turno de Dory, una secundaria convertida en protagonista que nos arranca tantas carcajadas como lágrimas al final.

Cazafantasmas (2016)

En Netflix podemos encontrar las dos versión de los Cazafantasmas: la ochentera masculina y la moderna femenina. La elección es enteramente vuestra, no vayamos a provocar una pelea innecesaria. De la primera, un clásico del cine popular, poco más se puede decir: es maravillosa. Y de la segunda, al menos, una pequeña reivindicación: estas cuatro mujeres son las más divertidas del Hollywood actual, y les sobra tiempo para demostrártelo.

Mascotas (2016)

¿Qué hacen nuestras mascotas cuando no les vemos? Según esta película, cosas muy divertidas. Esta enérgica historia animada ambientada en Manhattan te dejará con ganas de poner una cámara oculta en casa. Es, además, un relato de aventuras especialmente recomendado para los más pequeños de la casa.

Chappie (2015)

Quizás ‘Robocop’ es demasiado violenta para una sesión familiar con niños, y por eso Neill Blomkamp tuvo la consideración de crear a Chappie, un robot muy divertido. En esta historia tendrá que convivir con una familia muy particular, en la que podrá mostrar la humanidad que esconde debajo de tanta chatarra.

Los mundos de Coraline (2009)

El mismo estudio creador de ‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, Laika, firmó hace unos años una de las películas de animación más apasionantes del siglo. Por su atmósfera sombría, por su increíble trabajo de ‘stop-motion’ y su genial adaptación de la novela de Neil Gaiman, esta película lo tiene todo para sorprender a la familia.

La brújula dorada (2007)

La adaptación de la novela de Phillip Pullman no salió tan bien como se esperaba: fue un fracaso en taquilla y se desechó la idea de convertirla en una franquicia. Lástima: esta primera película, con Nicole Kidman y Daniel Craig, no está tan mal como recuerdas. ¡Hora de convertirla en una sesión familiar de redención cinéfila!

La chica que saltaba a través del tiempo (2006)

La animación norteamericana está muy bien, pero no perdáis de vista la japonesa: incluso más allá del Studio Ghibli y Hayao Miyazaki, hay películas que os sorprenderán. Es el caso de este filme de Mamoru Hosoda, el único que podemos encontrar en Netflix y que usa los viajes en el tiempo para construir una historia ‘teen’ emocionante y disfrutable para cualquier miembro de la familia.
Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: