Noticias

Julio Pacheco Rivas – El color del cristal

El color del cristal es la individual que presenta en el Centro Cultural BOD, curada por Susana Benko. La integran pinturas, esculturas, instalación y video

50 años de trayectoria respaldan el trabajo de Julio Pacheco Rivas (Caracas, 25 de julio de 1953), quien ha desarrollado proyectos plásticos y escultóricos en torno al tema del espacio y la perspectiva. En esta oportunidad, el artista abre las puertas de su primera individual en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural B.O.D.: El color del cristal. Conceptualmente, la muestra está inspirada en la transparencia y los objetos en transición. La exposición se inaugura en el marco del 25 aniversario del Centro Cultural B.O.D.

01jpr4

“Era un anhelo desde hace tiempo que yo tenía el presentar mi trabajo acá en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural B.O.D”, comenta el artista. “La situación de los museos en este país está difícil y esta muestra, justamente, tiene una escala museística. De manera que me parece importante haber conseguido este apoyo. Siempre es un reto presentar una obra que no es necesariamente comercial sino donde lo importante son los planteamientos, que en una galería es difícil de concebir. Por ello, estos espacios dan esa posibilidad de volarse los sesos, de darle rienda suelta a la creatividad. Quería presentar un proyecto a gran escala. Creo que la muestra es variada, no es una repetición de una cosa, es el mismo lenguaje dialogado con diferentes aproximaciones”.

01jpr1

Los Neoglifos dan inicio al recorrido de El color del cristal. En palabras del autor: “Se trata de un conjunto de obras que proponen al público darles una lectura como si se tratara de ideogramas. Estos neoglifos plantean esas cosas que están en tránsito, porque pueden ser interpretados de una manera o de otra, según el hemisferio del cerebro que los capte. Son isometrías, imágenes silueteadas y uno no sabe qué está adelante y qué atrás. De modo que el cerebro se encarga de codificarlos. Un día puedes verlos de una forma y al día siguiente de otra. Esto en concordancia con el título de la muestra”, prosigue el autor.

Los Relieves, igualmente, responden a la propuesta conceptual de El color del cristal con focos que señalan ubicaciones específicas dentro de cada obra. “Hay unos de estructura simples: figura sobre fondo, y otros que tienen una suerte de puntos focales, específicamente rectángulos de MDF (fibra de madera) y semejan una transparencia que en realidad no existe; es decir, está representada por cuerpos opacos que juegan el rol de cristales”, explica Pacheco Rivas.

Se suman a la muestra formas derivadas de los relieves, de contextura más gruesa y que no están sobre un soporte sino directamente sobre las paredes de la Sala de Exposiciones del Centro Cultural B.O.D. Completan el recorrido las Animaciones, instalaciones en video fungiendo de leit motiv de la exhibición. “En esta exposición vuelvo al color, porque había estado trabajando prácticamente en blanco y negro, pero siempre con el leit motive de mi obra que es la representación, de los espacios y la evidencia de la misma. Yo hago un trabajo a través de la perspectiva para crear esa sensación de profundidad espacial”, agrega.

01jprEl plato fuerte de la muestra se titula Lo que está a la vista, un mural de 4.45 metros de alto por 5.80 de ancho. “Esta intervención va acompañada por marginalias: grafitos en la pared, dibujos a lápiz casi invisibles que representan los apuntes de la obra. Se trata de un mural de alto contraste con un lenguaje más fotográfico que plástico. Se da en él una exageración de las sombras y de la luz. No hay líneas sino encuentros entre luces y sombras que producen la ilusión de que existe ese espacio”.

La curaduría de la muestra es de Susana Benko, con quien el artista destaca haber realizado un buen trabajo en equipo. “Generalmente cuando uno tiene un proyecto por delante se producen esas pequeñas revoluciones, que estando uno en sus rutinas de artista no se dan tan de una manera tan evidente. Este montaje nos tomó 10 días completarlo. Ha sido un trabajo en equipo bonito y ha habido una buena química entre la curadora y el equipo de la Sala de Exposiciones del Centro Cultural B.O.D.”

Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: