Salud

En India, los baños son un tema serio

Por 

NUEVA DELHI — La película más popular en India este verano trata acerca de un baño. Casi provoca un divorcio. Hace que un padre le dé una cachetada a su hijo adulto. Divide a una aldea en dos. Pero, en el fondo, se trata de un romance.

Más que solo una oda al retrete, la película Toilet, A Love Story, trata sobre una de las preocupaciones de salud pública más serias de India en la actualidad: no hay suficientes baños para los 1300 millones de personas en el país y el gobierno nacional hace la campaña de construcción de baños más grande en la historia de la nación.

El primer ministro de India, Narendra Modi, preocupado por cómo muchos indios aún defecan al aire libre, ha prometido construir la asombrosa cantidad de 100 millones de baños. En todo el país, se están erigiendo nuevas letrinas, a veces tan rápido que no se conectan con nada, con lo cual se crean baños que no llegan a ningún lado y están llenos de moscas y tan apestosos que casi nadie los usa.

Incluso hay una nueva aplicación móvil que le dice a la gente cómo encontrar el inodoro más cercano. “Cuando la naturaleza llama”, dicen los pósteres, “¡utiliza tu celular!”.

La falta de este tipo de instalaciones no solo es un asunto de salud pública, como la película lo aclara, sino que también tiene que ver con temas de seguridad, derechos de las mujeres y dignidad humana.

Inspirada en una historia verdadera, la película está basada libremente en las experiencias de una mujer pobre en India central, Anita Narre, quien hace seis años fue sometida a un matrimonio arreglado con un peón agrícola. Después de la boda se enteró de que su nueva casa no tenía baño.

Se rehusó a regresar hasta que su esposo construyera uno. Lo hizo y sí regresó. “Nuestro amor ha crecido desde entonces”, comentó ella.

Toilet, que se lanzó este mes en más de 3000 pantallas en India y en decenas de cines internacionalmente, parece haber tocado una fibra sensible incluso entre los habitantes urbanos de India.

Niños defecando al aire libre en Varanasi en 2014. Casi la mitad de la población aún va al baño al aire libre, con lo cual se propagan enfermedades y otros problemas de salud.CreditDaniel Berehulak para The New York Times

“Me identifico por completo con el problema”, dijo Nishua, una estudiante de bachillerato de 16 años que solo tiene un nombre. Acababa de salir de un cine en Nueva Dehli una tarde reciente.

Cuando era niña, recordó Nishua, la casa de su abuela no tenía baño. “Por eso no quería visitarla”, dijo Nishua. “Simplemente no me daban ganas de visitar a mi abuela por temor a que me sacaran al campo a defecar”.

De acuerdo con Unicef, cerca de 564 millones de indios, casi la mitad de la población, aún defeca al aire libre: en campos, bosques, al lado de estanques, a lo largo de camellones en las carreteras y en la playa.

Eso propaga enfermedades y causa otros problemas públicos y personales.

No es accidental que Toilet empiece con una escena hermosamente iluminada de unas mujeres que salen de la aldea justo antes del amanecer, cada una con una pequeña jarra de latón llena de agua para lavarse. Viajan en grupo por seguridad.

Las mujeres del campo a veces soportan provocaciones e incluso ataques sexuales cuando hacen sus necesidades al aire libre, así que viajan en pequeños grupos, a menudo antes del amanecer, para estar protegidas.

“Este es un verdadero problema”, dijo Jagmati Sangwan, una defensora de los derechos de la mujer. “Muchas mujeres, sobre todo las que no tienen tierras, enfrentan mucha violencia cuando van al baño al aire libre”.

Para evitar que las miren lascivamente durante el día, algunas mujeres se aguantan durante horas hasta que oscurece. Esperar tanto tiempo puede provocar problemas de salud, particularmente a las mujeres embarazadas, quienes son muy susceptibles a las infecciones en el tracto urinario, dicen los expertos.

Un estudio reciente halló una correlación preocupante entre las madres embarazadas que no tenían baño y un peso bajo de los niños al nacer.

Algo que no ayuda con este asunto son los miembros duros del partido gobernante Bharatiya Janata, o BJP, que han fotografiado a las mujeres que hacen sus necesidades al aire libre en un esfuerzo por avergonzarlas. A principios de este año, un hombre que defendió a estas mujeres fue golpeado hasta morir.

Los funcionarios del gobierno dicen que han gastado 4000 millones de dólares para ayudar a instalar 50 millones de baños hasta el momento; se han construido letrinas comunitarias y se han proporcionado subsidios para que las personas construyan baños en sus casas. El gobierno de Modi tiene un sitio web en el que a las aldeas con mejor desempeño les otorgan un certificado especial de “ODF” (libre de defecación al aire libre).

Un hombre orinando frente a un póster de “Toilet, a Love Story”, en Hyderabad. La película, lanzada durante la campaña más grande de construcción de baños en la historia de India, ha sido la más popular en ese país durante el verano. CreditNoah Seelam/Agence France-Presse — Getty Images

Sus esfuerzos han obtenido elogios en el extranjero. Bill Gates, el multimillonario cofundador de Microsoft, escribió en su blog: “No puedo pensar en otro momento en el que un dirigente nacional haya abordado un tema tan sensible de manera tan franca y pública. Aun mejor, Modi respaldó sus palabras con acciones”.

Sin embargo, los detractores de Modi dicen que podría haber más énfasis en la imagen que en los hechos, y que en muchas áreas los funcionarios del partido se muestran tan dispuestos a seguir las directivas del primer ministro que están construyendo letrinas, pero sin conectarlas al drenaje o a sistemas sépticos.

Varios empresarios en Nueva Delhi dijeron que las agencias de gobierno tienen tanta prisa que están otorgando contratos a diestra y siniestra, casi sin supervisión y a menudo a negocios que no saben nada de saneamiento. De acuerdo con reportes noticiosos en India, incontables rupias han desaparecido en opacos acuerdos de baños.

Los especialistas en saneamiento dicen que menos del cinco por ciento de los casi 8000 pueblos y ciudades de India tienen plantas depuradoras de aguas residuales, por lo que no queda nada claro a dónde irán todos los desperdicios.

“Hay una lucha ciega por construir baños, sean funcionales o no”, dijo Bezwada Wilson, un funcionario del Movimiento de Trabajadores de Saneamiento, una organización de defensa. “Se ha convertido en un negocio que ha dado como resultado la privatización del baño”.

Hay una tradición en Bollywood de hacer filmes que se apegan a campañas públicas, como los que se enfocan en los desafíos de la dislexia o los derechos de las niñas. Los gobiernos estatales a veces ofrecen incentivos a los cineastas. Toilet, por ejemplo, recibió incentivos fiscales que le han ayudado a recaudar cerca de 20 millones de dólares, una buena cantidad según los estándares de Bollywood.

Akshay Kumar, de 49 años, uno de los actores más rentables de Bollywood y también un embajador célebre de la campaña gubernamental Clean India, dijo que eligió interpretar el papel protagónico en Toilet porque enfatizaba los problemas que enfrentan muchas mujeres.

Tan solo este mes, por ejemplo, en uno de esos casos en los que la vida imita al arte y el arte imita a la vida, una mujer en el estado de Rajastán exigió divorciarse de su esposo, en parte porque no pudo darle un baño.

El juez fue muy empático. En su decisión, el juez escribió: “¿No podemos, por la dignidad de nuestras madres y hermanas, construir baños?”.
Al final, le otorgaron el divorcio a la mujer.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: