Economía

El escándalo del maltrato al pasajero forzó la renuncia del Presidente de United

Aviones de la compañía United Airlines EFE

Óscar Muñoz asume su responsabilidad por el incidente que protagonizó United Airlines

La compañía utilizará el nivel de satisfacción de los pasajeros para calcular la retribución de sus principales ejecutivos

Por Sandro Pozzi

Óscar Muñoz asume su responsabilidad por el incidente que protagonizó United Airlines al expulsar de forma violenta a un pasajero que se negó a liberar su plaza para acomodar en su lugar a un miembro de la tripulación en tránsito. El consejero delegado de la compañía renuncia ahora a sumar el cargo de presidente, algo que estaba previsto que sucediera de una manera automática el año próximo.

Es el último gesto de Muñoz para intentar contener daños por el escándalo. La dirección de United procede al mismo tiempo a revisar el programa de retribuciones de sus ejecutivos, para incorporar la satisfacción del cliente como parámetro al determinar la compensación. Estas pagas extraordinarias se establecen por el rendimiento. El consejero delegado tuvo el pasado ejercicio una remuneración de 18,7 millones de dólares.

El cambio en el contrato de Oscar Muñoz se comunicó al regulador bursátil al cierre de Wall Street este viernes. No está dicho, en todo caso, que sea una renuncia definitiva porque en la nota a los inversores se especifica que “cualquier decisión futura referente al cargo de presidente se dejará a la discreción del consejo de administración”. Lo que se hace en la práctica es acabar con el automatismo del ascenso.

La compañía explica que la renuncia a la presidencia, que se iba a formalizar en la junta general de accionistas el próximo año, partió a iniciativa propia del consejero delegado. Muñoz asumió la dirección de United Airlines en septiembre de 2015 tras la dimisión de su predecesor. El consejo de administración comparte que “lo más apropiado en este momento” es mantener un presidente independiente.

Por el tono de la nota, tampoco se entiende como una reprimenda a Oscar Muñoz por su actuación. El consejo de administración señala que la separación de los dos cargos le permitirá “centrarse exclusivamente en sus responsabilidades” de gestor. La prioridad en este momento, como indicó el martes durante la presentación de los resultados, es progresar en la mejora de la experiencia de los pasajeros.

Primeras medidas

La doble medida se anuncia una semana después de que se diera el primer paso para evitar nuevos incidentes por la sobreventa de billetes, al establecer que los asientos con reserva no podrán liberarse iniciado el proceso de embarque. En base al nuevo protocolo, los miembros de la tripulación de la compañía o de otra aerolínea asociada deberán reservar sus plazas con al menos 60 minutos de antelación.

United Airlines tampoco utilizará agentes de seguridad de los aeropuertos para desembarcar a los pasajeros. La compañía tiene previsto presentar el próximo 30 de abril la nueva política que seguirá en casos de overbooking. El objetivo, de acuerdo con la explicación del propio Muñoz, es que las nuevas reglas dejen la flexibilidad suficiente a sus empleados para actuar ante estas situaciones.

ElPais

 

 

Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: