Economía

El cupo viajero en tarjeta de crédito cuesta casi 2 millones de bolívares

En cuatro meses el dólar Dicom ha aumentado 210%. Especialistas consideran que en este momento no existe liquidez para aumentar las TDC. Vacaciones al extranjero reducidas.

Para comprar entre 300  y 3.000 dólares, correspondiente al cupo “viajero”, a través del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), antiguo Cadivi, se requiere que el financiamiento en   tarjeta de crédito (TDC) de la persona   sea de un saldo superior a Bs. 192 mil o un millón 920 mil bolívares, respectivamente. Sin embargo, la mayoría de TDC actuales tienen límites  menores a  Bs. 100.000.
Las millonarias cantidades se deben a que cada dólar americano se ha tasado en los últimos días, en promedio, Bs. 640, así que al multiplicarlo, por ejemplo, por  $300 (monto mínimo anual por persona para pagos en el exterior), suma  Bs. 192 mil. Y al  hacer el cálculo  por el monto máximo ($ 3.000) totalizan muy cerca de 2 millones de bolívares.
La elevada cifra —en un país donde el sueldo mínimo es de Bs. 15.050— se debe a que en solo cuatro meses de vigencia de la tasa Dicom, ésta ha aumentado 210%, al pasar de Bs. 202 por dólar hasta  el máximo de Bs. 645,09, el viernes.
Para el 10 de marzo, cuando arrancó Dicom, viajar a países como Brasil, Argentina o Ecuador cuyo cupo  es de $1.500  se requerían  Bs. 303.000; pero ahora   se necesitan  Bs. 960.000.
Cantidad 47 veces superior a la de principio de año, cuando  Cencoex para “viajeros” era de Bs. 13,8 por dólar, y cubrir el cupo de $ 1.500 solo representaba una inversión de  Bs. 20.700.
Así que adquirir el cupo de divisas para viajes al exterior a través del Cencoex ha quedado para  pocos venezolanos. Entre otras razones, porque además el límite en las TDC personales son bajos (en general menor a Bs. 100.000) y se hace insuficiente para cubrir la compra de  divisas en el sistema, cuyo pago queda reservado solo por medio de TDC, según la Providencia N°011, que se enmarca en el control cambiario  vigente desde el año 2003, y donde en la actualidad se aprueban el Simadi o Dicom  unos $20 millones diarios (8,32%) el otro 91,68% es Dipro (Bs. 10).
De acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de Economía y Finanzas correspondiente al año 2015 las asignaciones liquidadas  por Cencoex  fue de “$2.117,02 millones para TDC, mientras que $170,06 millones fue efectivo para viaje. La asignación del 2015 representa una disminución de 40% con respecto al monto  en  2014, cuando fueron aprobados $3.833,9 millones”. Y un 55% sobre 2013, cuando fue  $5.113,8 millones.

 

En opinión de Alberto Villalobos, ni contando con una tarjeta de crédito de alto estatus como “la negra” se podría pagar por los dólares oficiales; porque “en mi caso poseo una de esas TDC por 300.000 bolívares, que representaban  en 2014 una suma alta; pero ahora ante la inflación y la continúa subida del dólar  no tiene ni para  un viaje a países vecinos o mucho menos para Europa”.
Además su TDC pertenece a una banca privada, y el Cencoex solo admite en  la solicitud como operadores cambiarios a los bancos del Estado que son el Venezuela, Bicentenario y Del Tesoro.
Según un informe de Aristimuño Herrera & Asociados, en el país existen a mayo pasado 12 millones de tarjetas en circulación,  entre 7 millones de personas, quienes pueden poseer más de un plástico. Distribuidas el 93,78% entre 10 principales bancos, donde  se encuentran precisamente Banco de Venezuela, Bicentenario y Del Tesoro.
Aunque no se especifica cuántas tarjetas manejan estos 3 bancos del Estado en específico,  se cree que sería elevado; porque en abril del 2015, cuando el Gobierno decidió que solo entes públicos tramitarían la solicitud de divisas, especialistas como José Grasso Vecchio aseguraron que unos 5 millones de tarjetahabientes que desearan los dólares debían migrar a la banca pública.
A pesar de que ese éxodo  de banca —en busca de una TDC—  se mantuvo todo el 2015, la situación cambió en  2016. Dos razones predominaron. Una, que ya las tarjetas deben tener más de seis meses activadas para solicitar Cencoex, y la otra que la tasa de compra de dólares aumentó consecutivamente.
Este panorama desembocó en que desaparecieran prácticamente las largas colas en los bancos, de quienes solicitaban el cupo “viajero”. Con ello también se redujo “los raspacupos o turismo cambiario”. Así lo afirma, Ángel Sulbarán, usuario que contó que pedir la cita e introducir la carpeta  al banco era un suplicio; pero ahora con los altos montos para cubrir  dólares o el pasaje y dado lo limitado de las TDC, quienes introducen las carpetas ha bajado.
Sulbarán mencionó que acudió al Banco de Venezuela para solicitar el aumento de su límite de crédito en su tarjeta, dado que su monto actual es menor a 100.000 bolívares; pero su petición fue negada por la institución.
Una fuente ligada a la gerencia del Banco de Venezuela respondió sobre la negativa de aumento, que esa entidad desde octubre del 2014 frenó el alza de cupo de TDC, salvo un reducido número de clientes que han sido reajustados.
Sobre la necesidad de mayor financiamiento para cubrir la compra de divisas oficiales, acotó que el banco no puede resolver este problema de los particulares; porque no tienen autorización para subir los límites.
Ante esta inquietud, el economista Ásdrubal Oliveros, escribió en su  twitter: “Olvídense de eso, con la restricción de liquidez actual la mayoría de la banca no tiene capacidad para hacerlo”, refiriéndose a aumentar el límite TDC.
El presidente  de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, ha manifestado preocupación tras el ajuste que se hizo a la tasa de cambio  para  turistas. “Resaltó que el límite promedio de las tarjetas de crédito es de Bs. 50.000 y, al no permitirse, de acuerdo con la última Providencia  recargar hasta la fecha de corte, resulta insuficiente para los consumos hechos en el exterior a la tasa citada”.

 

Las  dificultades para el uso del cupo también ha derivado en la caída de la venta de boletos aéreos hacia el exterior. De acuerdo con datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) “en el primer semestre del 2016, solo enero y febrero mostraron cifras positivas en emisión de pasajes, con alzas de 38% (nacional)  y 16% (internacional), respectivamente, pero entre marzo y junio la caída entre ambos destinos osciló 5% y 26%”.

 

Asimismo, entre quienes han logrado viajar con la aprobación del Cencoex,  se conoció que han tenido que enfrentar otro problema, que es no poder pagar  con débido porque la tarjeta  no es activada por el operador cambiario.

 

Diario Panorama.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: