Opinión

Eddie Ramírez: Carta pública a Alí Rodríguez Araque

Dic 3, 2017 9:09 am
Publicado en: Opinión


Doctor Rodríguez, a 15 años del paro cívico convocado por todos los partidos de oposición agrupados en la Coordinadora Democrática, la Confederación de Trabajadores de Venezuela y Fedecámaras, al cual nos sumamos miles de trabajadores de Pdvsa, cabe recordar algunos hechos de los que usted fue protagonista, así como las nefastas consecuencias de su actuación.

1- En febrero de 2002 los trabajadores de Pdvsa iniciamos protestas por la designación de cinco directores de la empresa que no cumplían los requisitos de mérito. Fuimos despedidos por televisión y con un pito siete trabajadores y catorce fueron jubilados. El conflicto culminó con la renuncia de Chávez, después de la masacre del 11 de abril. Al regresar al poder, Chávez pidió perdón al país y a los petroleros, fuimos reenganchados en nuestros cargos y lo designó a usted como presidente de Pdvsa. Recibimos su nombramiento esperanzados de que se desterrara de la empresa la política partidista promovida por los doctores Ciavaldini y Gastón Parra.

2- Lamentablemente, usted no pudo o no quiso frenar a un grupo de militantes rojos que aspiraban a escalar posiciones desplazando a quienes participaron activamente en el conflicto en defensa de la meritocracia. Este grupo desató una guerra psicológica y, paralelamente, abogados relacionados con usted introdujeron una solicitud de averiguación penal en contra de varios de nosotros y una comisión de la Asamblea Nacional exhortó al Poder Ciudadano a determinar responsabilidades civiles y penales.

3- Entre mayo y noviembre de 2002, Horacio Medina, presidente del sindicato Unapetrol, se reunió con usted para expresarle “tanto la preocupación, como el malestar creciente de los trabajadores ante la situación de persecución e ideologización política que se adelantaba con su anuencia”. Además, desde comienzos de noviembre, Medina le consignó evidencia del Plan de Contingencia paralelo, el cual no tomaba en cuenta la línea de mando operacional.

4- Como usted sabe, ni Gente del Petróleo ni Unapetrol convocaron al paro, pero miles de trabajadores se sumaron a él por ser conscientes de que era necesario realizar alguna acción para defender la democracia. El 3 de abril los trabajadores concentrados en Chuao fueron agredidos por la Guardia Nacional. Además, al día siguiente usted convocó a través de Venezolana de Televisión a grupos paramilitares para que hicieran acto de presencia en las instalaciones de Pdvsa. Usted autorizó la militarización de la empresa y el 7 de diciembre asumió plenos poderes y destituyó a los gerentes de las áreas operacionales, lo cual amplió el número de trabajadores sumados al paro cívico.

5- Dr. Rodríguez, usted es el responsable del deterioro de la industria petrolera, al despedir ilegalmente a casi 23.000 trabajadores, de los cuales 762 eran ejecutivos, 12.371 profesionales y técnicos y 5.659 obreros especializados, además de 2.500 profesionales de la empresa mixta Intesa y un número no determinado que nunca fue oficialmente despedido, pero a los cuales no se les permitió ingresar a la empresa. Entre los despedidos se encontraban trabajadores en reposo médico, permiso pre o post natal y de vacaciones. En mi caso, usted tuvo el descaro de despedirme con fecha de abril de 2003, a pesar de que yo había entregado mi cargo el 30 de octubre de 2002 por tener aprobada la jubilación, la cual me fue retirada.

6- Dr. Rodríguez, usted es responsable de haberle causado un gran daño no solo a la empresa, sino al país. La Organización Internacional del Trabajo calificó como huelga nuestra acción y como tal no procedían los despidos. Sin embargo, usted quiso complacer a su jefe Chávez, quien consideraba imprescindible “tomar esa colina que era Pdvsa” para poder garantizar la consolidación de su proyecto revolucionario. Se perdieron un cuarto de millón de años de experiencia. Usted cometió no sólo un genocidio laboral, sino una gran estupidez que le ha salido muy cara Venezuela.

7- Dr. Rodríguez, como usted sabe, en 2001 Pdvsa producía 3.267.000 barriles por día, con 69.284 trabajadores (40.955 propios y 28.329 contratados). En octubre de este año, según la OPEP, la producción de crudo fue de solo 1.863.000 barriles por día y el número de trabajadores, según Informe Pdvsa 2016, es de 164.370 trabajadores (110.648 propios, 22.679 contratados y 31.043 que laboran en actividades no petroleras). Además, las refinerías están deterioradas, la empresa excesivamente endeudada y debe importar petróleo y gasolina. Todo ello es consecuencia de su irresponsable decisión de despedir a miles de trabajadores.

8- Dr. Rodríguez, además de la herencia anterior, usted dejó a su protegido Rafael Ramírez, quien terminó de politizar a la empresa, además de desviarla de su misión, de no realizar las inversiones requeridas y de permitir una gran corrupción. Para continuar el círculo perverso de ineficiencia y corrupción, Rafael Ramírez dejó en Pdvsa a Eulogio Del Pino. Hoy, Pdvsa está presidida por el cuestionado general Manuel Quevedo, quien inició su gestión mintiendo, al atribuir a sabotaje de los recién detenidos la caída de la producción.

¿Está usted satisfecho del papel destructor de nuestra principal empresa, la cual fue motivo de orgullo de los venezolanos y alabada en el mundo entero? Lástima que un hombre inteligente y preparado como usted se dejara arrastrar por el fanatismo de una ideología que fracasó en todas partes en la que se implantó.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: