Economía

DICOM, el “bachaqueo” cambiario bajo el espíritu de CADIVI

Por Alexander Guerrero E.

Veamos cómo funciona. DICOM II no es algo nuevo, aunque sustituyó a SIMADI, tuvo cuatro esquemas cambiarios similares que le precedieron, SICAD I, II, III, DICOM I; de hecho, fue introducido hace un año para sustituir a SIMADI, su nombre de pila debe ser DICOM II.

En todos esos esquemas de regulación y control de cambio se ha presentado un común denominador, las divisas que supuestamente serian insumos de esos esquemas desde SICAD I hasta DICOM II no existen, y ese síndrome se ha podido diagnosticar en menos de un mes que tiene operando ese sistema de subastas. Allí se racionan divisas para viajeros, estudiantes, remesas, y desde luego, los bachaqueros del mercado cambiario, agentes similares a quienes compran en las colas para vender en el barrio o en la urbanización, los otros no encuentran.

El mercado tiene dos universos, el de empresas o jurídicos y el de individuos, la relación de ventas del BCV a esos dos grupos está en 12-14% del total de divisas ofertadas en esas subastas. El esquema cumple con el “requisito revolucionario” de opaco, y nada transparente, el trade mark del gobierno impuesto por Chavez, mientras menos información sea distribuida a potenciales compradores más fácil para el delito, el chantaje, la corrupción y el crimen económico, el rojo de las políticas públicas del gobierno.

El lumpen cívico militar configura control -de cambio- una manera de ejecutar el crimen económico. Al final no hay dólares; en seis subastas, anualizadas y en perspectiva a junio 2018, DICOM habría tenido unos 1488 millones de dólares, u a un precio fin de periodo de 5580 Bs/4, lo que implicar a un dólar paralelo entre 12 y 15000 Bs por dólar a final del este año 2017. La gente habría bautizado al DICOM él; dólar virtual, nosotros lo bautizamos el DÓLAR bachaquero, un esquema de manipulación tanto del volumen de dólares que el BCV además de su precio, que según el BCV emerge de una subasta, pero sabemos es una tablita, un ábaco ruso donde se cumple el “garbage in, garbage out”. En otras palabras, para una economía económicamente colapsada los volúmenes de divisas necesarias para creer no existen, dos razones, el colapso financiero y económico de PDVDSA y el torniquete -ratchet- cambiario. Ello nos permite pronosticar que la economía contraerá este en -12%, desempleo, hambre son las condiciones sociales impuestos ya como políticas públicas.

La forma como funciona ese mercado es el “bachaqueo” cambiario, un mecanismo que se inicia entrando a una subasta que es una especie de caja negra, donde se ejecutaría eventualmente una subasta. Así, se otorgan unos dólares a un precio determinado ganador de la subasta, digamos como en la última subasta de esta semana, 5010 Bs precio promedio para personas naturales, lo que significa un más de un 50% por debajo del precio del paralelo, sobre una cola que no tiene pantalla, es decir, se entrega discrecionalmente, y el “bachaquero” cambiario los vende en el mercado paralelo y parte su ganancia con quien lo coloco en la lista de los adjudicados. En esencia así funciono igualmente CADIVI.

Un sistema similar utilizaba CADIVI, el MIN Finanzas y el BCV cuando se otorgaban bonos de deuda de PDVSA a un listado de compradores y muchos de esos compradores no sabían que su cedula de identidad había sido utilizada por llenar esas órdenes de compra de bonos a precios de mercado primario y luego recibe sus dólares cuando los bonos eran vendidos en el mercado secundario tomando la ganancia como la diferencia entre los precios en el primario y secundario; dólares cuyo “comprador” nunca supo si había solicitado y comprado. Ese tipo de bachaqueo funciono a en los años de la zafra de bonos de deuda de PDVSA entre 2005 y 2011.

¿Qué ocurrió con los SICAD y SIMADI?

Las divisas -dólares- se fueron reduciendo en la medida que caminábamos desde CADIVI -un sistema de mil colas -precios- y altamente corrupto- a un sistema tipo dual, una tasa “preferencial” que se devaluaba continuamente al ritmo que aparecían cada uno de los esquemas que transarías divisas para uso “no preferencial” alternativo y a precio mayor que el dólar regulado. y mencionados arriba, y otra tasa -precio- de cambio, o eventualmente varias tasas. Así de 4.3 a 6.3 a 12, a 20 y 50 Bs/$ en cuatro años marcaron una devaluación del “preferencial “superior del 400% y del “alternativo” SICAD, SIMADI, DICOM el cual comienza hasta alcanzar hoy los 2650 Bs/$ una devaluación/depreciación de unos 550%. Acotamos que entre cada SICAD a otra variante y hasta SIMADI lo que el gobierno realmente ejecutaba sin informar al público, en una acostumbrada opacidad y ninguna transparencia, era una mega devaluación que llevo el precio del dólar de BS 4.3 en enero 2013 a Bs 2500 durante la sustitución de SIMADIO por el actual DICOM.

Los SICAD, I, II, III aparecieron hacia mediados del 2013 unos esquemas regulados y bajo fuerte control supuestamente dirigidos a la otra cola de un mercado no abastecido por petrodólares y con la esperanza que a en ese mercado se transaran divisas no petroleras llevada a allí por entes privados. Lo curioso es que el gobierno obligaba a ir a los SICAD (i, II, III), SIMADI DICOM con divisas no petroleras privadas, esquemas que fundaban un estricto control de cambio, regidos por la Ley Ilícitos Cambiarios. Era evidente que nadie cambiaria un dólar en un SICAD por 50 Bs cuando en el paralelo podía recibir ocho veces la cantidad de bolívares, y por el otro, el mismo control motivaba que el individuo no tenía otra opción que comprar los dólares a precio de mercado, el control de cambio y las nuevas restricciones impuestas en 2013, impedían curiosamente lo que el gobierno promovía con esos esquemas alimentados con dólares no petroleros.

La realidad del mercado era y es escasez de dólares -petrodólares por el colapso financiero e industrial de PDVSA y no petrodólares, por reflejo del propio sistema de control de cambio y el elevado riesgo Venezuela-PDVSA- lo cual generaba al mismo tiempo escasez y racionamiento de alimentos y medicinas, fenómeno que se acoplaba inmisericordemente con la severa contracción económica era el fenómeno de ajuste negativo del desastre económico en evolución hacia su colapso, causada precisamente por el control y sus regulaciones, un sistema de depredación del poder de compra del bolivar, porque su acción como torniquete, era sostenido por la Economía Política de los controles a las libertades económicas. Abajo explicamos con detalle es complejo proceso de descapitalización y destrucción económica.

El 1er dólar paralelo

El dólar paralelo, como un esquema libre sin controles disponible para transacciones de divisas y bolívares, off shore/inshore, generaba un mecanismo de arbitraje que simplifica las transacciones, así como el precio del dólar, expuesto esto a los impactos de una economía que en medio de un insostenible déficit fiscal -no hay manera de financiarlo al menos que el Estado venda todos sus activos- economía nacional y reduzca su tamaño, de manera que el crecimiento económico retorne, de lo contrario, las posibilidades de crecimiento económico no aparecerán..

Ese precio libre por el dólar -paralelo- se fue convirtiendo en eje de la relación de precios en bolívares y dólares, o mejor dicho del precio del bolivar que compra dólares libremente y marca los precios -por defecto- en toda la economía nacional, así ocurrió, ello trae os números de la hiperinflación para este anos en 1780%, nos muestra la paridad de poder de compra, su mejor proxy- precio que nos señala el verdadero nivel de contracción de la economía, el empobrecimiento y el colapso económico y financiero no solo de la economía nacional pública y privada sino también de PDVSA.

Unos dólares libres a precios de mercado marcaban una distancia de cinco a diez veces el tipo de cambio alternativo, que con la natural ironía lo denomino el “unificado”. Porque sus promotores tanto en el sector privado y el mismo gobierno se jugó la carta que los privados vendan sus dólares allí y no en el mercado paralelo. La unificación, cuyo nombre es ilegitimo, no llegara hasta que ocurran dos cosas: eliminación de los controles, de la Ley Ilícitos Cambiarios, la opinión publica liderizada por el gobierno su potencial evolución hacia lo que muchos muy ingenuamente mencionan como unificación, estaba y está definida por el control de cambios.

En lugar de abrir el mercado, el gobierno trajo mayores controles en 2014

El control de cambio fue diseñado para que el gobierno extremara sus controles y para ellos el core del control era eliminar las transacciones de divisas diferentes del petroleo. El torniquete funciona de manera muy sencilla, la Ley de Ilícitos Cambiarios penaliza la actividad cambiaria privada a precios de mercado, la necesidad para el gobierno de ejercer el control político y social y económico a través del control de cambio lo llevo a legislar para -prácticamente – penalizar la actividad económica -ley precio justo y control producción e inventarios- con bienes transables.

En esas condiciones, el mercado de divisas pasaría a depender exclusivamente del petroleo, el cual, aunque podía operar derramando todas las ineficiencias que causan los controles sin un mercado que arbitre preferencias e intercambio, caían en el hueco que Maduro y su gobierno habían preparado conociendo que los petrodólares comenzaban a caer con velocidad por desinversión y crecimiento de costos, además por las facturas vacías -sin efectivo- que generaban los acuerdos con China -Acuerdo Comercial China Venezuela de petroleo por bienes chinos) Petrocaribe, Cuba y ALBA y otros que drena la reta petrolera por las caminos de una vigorosa orza corrupción.

Así cuando los petrodólares se fueron menguando a medidos del 2011 y con el cierre del mercado de capitales, al negarse PDVSA en emitir bonos corporativos -exigiendo bonos soberanos- la tenaza sobre las divisas era signos que la balanza de pagos tanto de PDVSA como la global nacional habían explotado. Lo demás es muy conocido el dólar paralelo que se comporta como el summun de todos esos efectos fiscales y de pago, se dispara, en compañía de una hiperinflación que la opinión especializada no quiso ver, pese a que empresas calificadoras de riesgo, instituciones multilaterales habían tipificado que la inflación venezolana de tipo hiperinflación ya a finales del 2013.

La crisis de la balanza de pagos

La crisis en la balanza de pagos era ya una realidad por caída de la renta petrolera -ingreso petrolero- así se afectaban el nivel de reservas y por el otros través de la normativa legal de controles, y en segundo lugar la carencia de un ajuste fiscal que disminuyera la presión fiscal y el propio déficit fiscal, sin mercado que emanen señales y muestre como se ajustan los mercados, traería una horrorosa depresión económica causada por una contracción económica que se ha comido cerca de las dos terceras partes del volumen de la economía nacional el Estado y el Gobierno, como obesos mórbidos habían crecido a tales niveles que el ajuste fiscal era políticamente inviable, el camino de la monetización masiva del déficit fiscal se abrió y con ello la hiperinflación.

El gobierno haría que los venezolanos pagaran con una grotesco crecimiento de la pobreza al negarse a administras dos ajustes, eliminar los controles y devolver el capital expropiada nacionalizado y por los venezolanos, a estos el control de cambio les impedía ponerse a salvo en términos financieros, el gobierno prefirió e control de cambio sobrevaluar por agenda el bolívar, a cambio que los ciudadanos se fueran al dólar paralelo para poder salvar el ojo al gallo, la lucha de Maduro contra la oligarquia con el control de cambio con un bate depredador -similar a la que tuvo Lenin en 1918-1924- fue empobreciendo aceleradamente al venezolano medio y bajo.

Y a depredar el ahorro y el capital privado

Si se extremaron las políticas de destrucción de la economía privada, el gobierno crea su guerra contra el capital, -lo que Lenin y Trotsky llamaron -comunismo de Guerra. Producir en Venezuela además del esquema regulatorio que penaliza las libertades económicas y funde los derechos de propiedad; la agenda política del gobierno se dirige al control ahora de la producción, distribución e importación del sector privado, asumiendo como gobierno un patrón de sustituibilidad del sector privado primario y secundario transfiriendo las actividades comerciales en la balanza de pagos, a empresas estatales y a grupos de interés que constituyeron el sentido mercantilista que requiere una moneda con mayor valor de la que podría marcar en el mercado, siguiendo el horizonte fiscal -gobierno y PDVSA- de endeudamiento para ayudar el alicaído renta petrolera cuya contracción se comenzó a sentir en el 2007.

Agotan los petrodólares en 2013: SICAD – DICOM

Al agotarse los petrodólares por caída de la inversión, producción de petroleo, y deterioro de la industria y pérdida de capacidad para producir derivados y combustibles para el mercado nacional abrió un boquete insostenible en el flujo de caja de PDVSA tanto en términos de renta como de inversión. En esas condiciones el cambio en el esquema cambiario estaría dirigidos al fracaso, como ocurre actualmente con DICOM II – es negativo esos el gobierno quería que ella gente vendiera dólares en esos mercados y así el BCV con esos dólares vendidos contrapartidas a esos nombres los distribuiría entre la demanda al detal.

En esos mercados e ofrecieron subastas, permutas, dólares baratos, al mismo tiempo que el gobierno iba ajustando aún más los controles, ahora buscaba kilos dólares de la gente de manera más graciosa. En esos SICAD< SIMADI, DICOMI se ofreció un dólar barato, lo que hablaba muy mal del gobierno, ya no de su capacidad para dejar que el mercado se encargue de las transacciones económicas a modo libre, porque no cree en libre mercado por el velo ideológico de la ignorancia.

Desde el SICAD I hasta el DOCOM II la moneda ha sido devaluada desde 6.3 Bs/dólar a hoy según DICOM II a 2650 Bs/ dólar en apenas cuatro años, todo eso espacio de tiempo en la moneda se ha devaluación el venezolano ha perdido las dos terceras partes de su ingreso disponible, un enorme costo para que un gobierno logre mantenerse en el poder controlando la actividad económica de la gente y su actividad política, el control de cambio ha sido el torniquete de ser dispositivo de control social.

Y el paralelo continuo su ruta, como si fuese de la mano del BCV

Veranos algunos detalles, entre el dólar paralelo y el SICAD I, II, II, SIMADI y DICOM I, el difieren cual se ha venido ampliando dado que la condición de un mercado sus dólares en el SICAD i fue empeorando hasta hoy. El mercado de divisas diferentes del petroleo no fluye, ni fluyo en estos años a ninguno de esos esquemas cambiarios mencionados porque el tiempo iba comiéndose los escasos dólares que generaba el petroleo. Hoy la industria petrolera nacional sobrevive arruinada con un flujo de caja negativo donde los egresos para producir petrolero han venido descendiendo, lo cual ha hecho caer la producción de petroleo en más de un millón de barriles por día. La otra palanca fue la caída en los precios, Lo que era un dato peor la caída continua de la producción impidió que Venezuela de alguna manera compensara la caída de los precios con mayor producción de petroleo.

Una matemática sencilla nos dice que el gobierno ha establecido el mismo esquema cambiario con diferentes nombres para poder devaluar la moneda y de alguna manera evadir el impacto político que implica cada megadevaluaucin ocurrida desde marzo 2013 (6.3 Bs/$ hasta hoy en 2650 BS por dólar unos cuatrocientos y pico por ciento. En otras palabras, esos esquemas se han ocupado para esconder la devaluación, a cambio de nada porque cada vez el numero de dólares en poder del BCV es menor, con lo cual la oferta de divisas colapso ya en 2013, con la caída del ingreso fiscal petrolero que dejo de fluir al BCV para que este alimentara el mercado de divisas, La regla fatal se cumplió, las reservas se vinieron abajo cuando la industria petrolera nacional dejo de producir ingresos fiscales. En este punto esta el comienzo del fin de una economía que el gobierno convirtió en dependiente del ingreso petrolero y en la media que este casis el país entraba en proceso de ruina y cierre de empresas.

Desde 2013, hasta acá hemos visto al dólar paralelo ir de 17 Bs/$ en febrero 2013 a 8400 el 15 de Julio del 2017, en escasos cuatro años. El fenómeno se podrá comprender con mucha claridad al comparar los precios del dólar en SICAD I, II, III, SIMADI, DICOM oí y el del dólar paralelo a lo largo del periodo, ello identifica como el disparador del dólar paralelo la escasez de divisas en el mercado cambiario, fenómeno que se endurecido en la medida que el control de cambio se ha hecho más severa.

El paralelo y la hiperinflación

Esa correlación dice que el precio del dólar ene l paralelo es función directa de la crisis de balanza de pagos (PDVSA) fenómeno que se transmite a través de la expectativa de inflación, convertida en hiperinflación. Quien no acepte el tenor de la hiperinflación venezolana no podrá comprender el movimiento del dólar paralelo. Recordemos que el dólar en el mercado paralelo no es un mercado cambiario, es un simple juego de miles de arbitrajes que convergen en un promedio diario y que es transmitido por las redes sociales y medios de comunicación. Ese arbitraje opera en dios mercados uno al detal y el otro al mayor. El detal en instituciones cambiarios y bancos fuera de las fronteras, venezolanas particualrmene en las friteras comerciales Colombia, el Caribe.

Mientras las operaciones al mayor se ejecutan en mesas de la banca local e internacional en un juego nada transparente pero basado en el conocimiento, de cliente por las partes que hacen el acopio de dólares que ofrecen en nombres de terceros. Aunque la operación no es ilegal, el precio que se arbitra no es negro dado que ese arbitraje no es una operación cambiaria, son simples optaciones off shore, la que transfiera las divisas y otra in shore que transfiere los bolívares. Estas operaciones son similares al mecanismo de transferencias de la banca islámica conocido como Hawala, un intercambio basado en la confianza con el objetivo de minimización del riesgo de default.

El gobierno administra un torniquete

De esta manera el modelo de funcionamiento del control de cambio convertido en una especie d torniquete contra el ingreso de dólares distintos del petroleo, dado que la crisis de balanza de pagos de PDVSA y la dependencia del fisco de ingreso fiscal petrolero durante el periodo 2003 -2010 y del endeudamiento de PDVSA y de la República sostuvo la liquidez por divisas mientras el ingreso fiscal petrolero ;acaba las facturas de gasto del Estado/Gobierno, incluyendo el gasto publico administrado por PDVSA. Así se entrampo el ingreso de dólares el cual por otro lado enfrenta a un mercado con una moneda loca con un sobrevalor que como un espejo lo mostraba el curso del dólar paralelo particularmente en el último período cuando era un hecho el lapso financiero de PDVSA al cerrarse el enrocado de capitales en marzo 2012.

FinanzasDigital

@alexguerreroe

Alexander Guerrero: Investigador, Profesor y Consultor en Economía y Finanzas. Economista, University of Zagreb, Croacia- Master in Sciences (MSc) Desarrollo Agrícola; UCV, Caracas- Master in Econometrics, (MSc) Victoria Manchester University; United Kingdom- PhD Economics, University of London (QMC); United Kingdom Fellowships– British Council Fellowship (1985-1989)- St Antonys College Fellow, Oxford University, United Kingdom (2001). 

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: