Mundo

Cuba de nuevo jinetea a Rusia ¿soltara a Venezuela?

Caracas, 27 de diciembre.- El presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió a Igor Sechin, presidente de la estatal petrolera rusa Rosneft, en el mismo despacho donde se anunció la muerte de Fidel el año pasado.

La reunión transcurrió el pasado 16 de diciembre y según publicó El Nuevo Herald, se espera que Rosneft ocupe el lugar de Petróleos de Venezuela en una refinería cubana, (ya no de venezuela) situada en Cienfuegos a través de algún convenio favorable a Cuba. Solo unas horas antes, Sechin se había reunido con el presidente venezolano Nicolás Maduro, quien concedió la explotación de dos campos de gas a la compañía rusa. Luego, Castro anunció que aplazará su salida hasta abril lo que le daría tiempo para concretar un acuerdo que deje al país en una mejor situación económica.

La crisis en Venezuela allanó el terreno para que Vladimir Putin afirme su presencia en América Latina.  Públicamente, el presidente Donald Trump advirtió en su nueva estrategia de seguridad nacional que potencias rivales han encontrado “espacio para operar” en el hemisferio occidental. Además, ha puesto más presión económica al gobierno de Castro y ha hecho más difícil el acceso al mercado cubano para las compañías estadounidenses.

El petróleo

La mayoría del combustible en Cuba provenía de Venezuela, a través de un acuerdo de intercambio de petróleo por servicios médicos que en su punto más alto, en el 2012, llegó a generar envíos de 125,000 barriles diarios, según dijo a el Nuevo Herald Horacio Medina, ex gerente de Pdvsa. Pero el gobierno venezolano no ha podido mantener los envíos y Cuba está retirando a su personal de ese país.

Según publicó el diario oficial Granma, el canciller venezolano Jorge Arreaza “se refirió a la formación del personal venezolano, que ahora se prepara para asumir las tareas de vanguardiaque en un inicio asumieron los colaboradores cubanos, tanto en la salud como en el deporte y la cultura”. La pérdida de los subsidios venezolanos ha dado un golpe devastador a la economía de la isla.

Cuba ha dado algunos pasos para diversificar el número de países a los que le vende servicios médicos y compra petróleo. Y Castro ha explotado su influencia sobre Maduro para proteger los intereses de su gobierno.

La prensa oficial informó que desde agosto Cuba había recuperado el control total de CuvenPetrol, la empresa cubano-venezolana que operaba la refinería de Cienfuegos. Ya en el 2016, la refinería había reducido a la mitad su producción a unos 9 millones de barriles de petróleo para ese año por la caída de los envíos procedentes de Venezuela. Los gobiernos de Cuba y Venezuela renovaron su alianza este fin de año con una visita de Maduro a La Habana. Aunque oficialmente, la economía habría crecido 1.6 por ciento, Castro sabe que la situación se hace insostenible.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: