Noticias

El congreso de EEUU acaba de aprovar ayuda humanitaria para Venezuela

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves un proyecto de ley para ofrecer comida y medicinas a la atribulada población venezolana y al mismo tiempo para incrementar el cerco económico internacional impuesto al régimen de Nicolás Maduro.

El proyecto, que ahora debe ser ratificado por el Senado, también insta al presidente Donald Trump a imponer más sanciones contra funcionarios involucrados en grandes actos de corrupción y en la destrucción de la democracia venezolana.

Y en lo que incrementaría aún más los problemas internacionales para el régimen de Caracas, la iniciativa emite un claro mandato ante el aparato diplomático de Estados Unidos, ordenándole jugar un papel mucho más activo en la búsqueda de una transición en Venezuela.

La Ley de Asistencia Humanitaria y Defensa de la Gobernabilidad Democrática de Venezuela fue aprobada por una votación de 388 a favor y 29 en contra.

La población venezolana necesita una mano amiga ante el colapso económico provocado por el chavismo, dijo la congresista de Miami Ileana Ros-Lehtinen, quien acompañó al congresista demócrata de Nueva York Eliot L. Engel en la introducción del proyecto de ley.

“El régimen de Maduro ha malgastado los abundantes recursos de Venezuela y ha conducido a la nación al borde del colapso”, expresó la congresista en un comunicado.

“Los venezolanos sufren de malnutrición, de falta de comida y medicinas y de las necesidades más básicas, mientras que Maduro y sus allegados llenan sus propios bolsillos, siguen borrando los vestigios de democracia en Venezuela, e ignorando el sufrimiento del pueblo”, agregó.

Una vez implementada, la legislación podría generar dolores de cabeza aún mayores para el régimen bolivariano al instar al gobierno estadounidense a utilizar su influencia internacional para que otras naciones introduzcan sus propias sanciones individuales contra la máxima cúpula del chavismo.

“Es la opinión del congreso que el Presidente y el Secretario de Estado deben motivar a los países aliados en la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas para imponer sanciones con respecto a individuos venezolanos que sean similar a las sanciones impuestas por Estados Unidos con respecto a esos individuos venezolanos” señala el texto del proyecto de ley.

Y la iniciativa también podría conducir a más sanciones estadounidenses, al solicitar al presidente que continúe introduciendo medidas “contra cualquier funcionario o ex funcionario del gobierno venezolano a quien se le haya determinado que está involucrado en actos de corrupción o en la aplicación de políticas que erosionan la democracia” en el país petrolero.

Al hacer énfasis sobre la difícil situación por las que atraviesan los venezolanos, la legislación ordena al gobierno estadounidense trabajar con organizaciones no gubernamentales y con otros gobiernos para proporcionar alimentos y medicinas.

De la misma manera, la ley ordena al gobierno “a utilizar su influencia” para colocar la crisis humanitaria de Venezuela en la agenda del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y para conseguir una declaración de esa organización instando al régimen de Maduro a que permita el ingreso de la ayuda humanitaria.

La resolución a ser propuesta ante el Consejo de Seguridad también instaría al régimen a que ponga fin a las violaciones de derechos humanos, que acepte elecciones libres, que ponga fin a la violencia política y que libere a los presos políticos.

El ex subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Roger Noriega, dijo que la ley podría tener un importante impacto en la política hacia Venezuela.

“De lograr la aprobación en el Senado, podríamos estar colocando una legislación importante sobre el escritorio de Trump, en un momento crucial, que muestra un compromiso muy fuerte por parte de Estados Unidos en la promoción de una transición democrática en Venezuela”, explicó Noriega.

Es importante porque la nueva ley podría terminar de desarticular cualquier ambigüedad vigente en el gobierno de Estados Unidos sobre cual es la política del país hacia Venezuela, dijo.

“Aquí quedaría muy claro que no solo se trata del compromiso personal de Trump, sino que es un compromiso bipartidista en el Congreso. Y eso dispersaría cualquier duda que algún funcionario estadounidense podría tener en el Departamento de Estado, en el Tesoro o en el Departamento de Justicia sobre el grado de apoyo que tendrían de adoptar una posición mucho más decidida al enfrentar este régimen”, manifestó.

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: