Hoy día somos más críticos a la hora de analizar las listas de ingredientes. Desde los ingredientes orgánicos y el exceso de azúcar y sal a los componentes que empiezan por “E”, la lista de ingredientes por los que preocuparse parece estar creciendo sin parar.

Aunque McDonald's todavía atrae a muchos clientes (vendía 75 gamburguesas por segundoen 2012), el gigante de la comida rápida no se libra de este tipo de escrutinio.

David Whipple, que realizó un experimento para mostrar cuántos conservantes tenían las hamburguesas de McDonald's, mostró al mundo una hamburguesa 14 años después de meterla en un armario de cocina, y parecía casi igual que al principio.

Dicho esto, según el director del programa del Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Guelph, Keith Warriner, que las hamburguesas de McDonald's no se pudran tienen poco que ver con los conservantes.

“La realidad es que las hamburguesas McDonald's, las patatas fritas y el pollo son como todos los alimentos, y se pudren si se mantienen bajo ciertas condiciones”, ha señalado.

“Los microbios que causan la putrefacción son muy parecidos a nosotros mismos, ya que necesitan agua, nutrientes, calor y tiempo para crecer. Si quitamos uno o más de estos elementos, los microbios no pueden crecer ni estropear la comida”, ha apuntado.

McDonald's también aseguró en unas declaraciones de este año que, aparte de sus encurtidos, no había conservantes en sus hamburguesas o patatas fritas, sin embargo, mucha gente sigue obsesionada con la idea de que las hamburguesas de McDonald's está llena de ellos.

Para comprobar cómo se elaboran sus hamburguesas, Business Insider ha tenido la oportunidad de visitar una fábrica de McDonald's en Günzburg, Alemania, donde se fabrican una media de cinco millones de hamburguesas al día, desde el Big Mac a la Quarter Pounder.

La fábrica de Günzburg es una de las más grandes de OSI

[RE] La fábrica de Alemania es del tamaño de un campo de fútbol.
La fábrica de Alemania es del tamaño de un campo de fútbol. Lisa Boerop / Business Insider Nederland

La compañía americana que cocinó la primera hamburguesa para McDonald's, OSI, es uno de los mayores proveedores mundiales de hamburguesas para la cadena de comida rápida. Encontrarás pocas fábricas más grandes, y si lo haces, probablemente será en Estados Unidos.

Cuando McDonald's estaba empezando en Europa, OSI se estableció en el pueblo alemán de Günzburg. La fábrica no es oficialmente parte de McDonald's pero hay acuerdos importantes entre las dos compañías.

“Alrededor del 90% de la producción de esta fábrica es para McDonald's”, asegura la portavoz de McDonald's, Eunice Koekkoek.

Es muy fácil de percibir, por el olor que llega en cuanto entras a la fábrica, que elabora hamburguesas. Incluso la recepción de la fábrica huele a carne de vacuno.

La higiene es increíblemente importante en la fábrica

[RE] Antes de entrar, tienes que vestirte con ropa protectora y lavarte bien las manos.
Antes de entrar, tienes que vestirte con ropa protectora y lavarte bien las manos. Business Insider Nederland / Lisa Boerop

La higiene es tan importante que los empleados que han estado enfermos del estómago no pueden trabajar hasta que un médico haya investigado la causa, para evitar que las bacterias y los virus entren en contacto con la carne.

No hay conservantes en la carne, por lo que los requisitos de calidad que se aplican en la fábrica son muy estrictos.

Para evitar que ningún objeto acabe en la carne, no se permite que nada que pueda desprenderse entre en la fábrica, por lo que es obligatorio quitarse las joyas y que accedan al recinto bolígrafos de plástico.

Antes de entrar, hay que ponerse ropa protectora y lavarse bien las manos. Como yo quise tomar notas, me dieron un bloc y un bolígrafo, ambos de metal porque en la fase final del proceso de producción las hamburguesas pasan por un detector de metales.

Esto significa que si mi bolígrafo hubiera terminado en la carne, no hubiera pasado desapercibido.