Economía

El ‘blockchain’ seduce a las grandes empresas

¿Cómo podría un despacho de abogados establecer un sistema automático para resolver conflictos en las transacciones online?¿Y qué debería hacer un Ayuntamiento para asegurarse de que los ciudadanos puedan participar en encuestas públicas y comprobar en tiempo real que su voto ha sido correctamente computado? ¿Y una gran empresa de telecomunicaciones para denunciar las noticias falsas en la Red? Este fin de semana, 28 personas distribuidas en siete grupos han tratado de resolver estos y otros retos en el edificio de Telefónica en la Gran Vía madrileña. Y todas estas preguntas tienen una única respuesta: blockchain, la tecnología también conocida como encadenamiento de bloques.

Blockchain es la herramienta que nació en 2008 ligada al bitcoin, pero es mucho más que eso. Al margen del potencial de esta moneda digital —que acaba de superar la cotización de 9.000 dólares, añadiendo fuego al debate sobre una posible burbuja de las criptodivisas—, cada vez más grandes empresas se interesan por el encadenamiento de bloques, un sistema que puede ahorrar procesos y costes a sectores tan distintos como aseguradoras, telecomunicaciones o Administraciones Públicas.

Blockchain es fundamental no solo para el futuro de la banca, sino de otras muchas industrias. Para nosotros supone una forma de ganar eficiencia y una oportunidad para generar nuevos productos para nuestros clientes, aprovechando la disrupción que suponen estas tecnologías”, explica Carlos Kuchkovsky, responsable de Tecnología en Nuevos Negocios Digitales de BBVA.

No es solo el BBVA. Gigantes del Ibex como el Santander, CaixaBank, Repsol, Gas Natural Fenosa, Iberdrola o Telefónica presentaron el mes pasado Alastria, el primer consorcio multisectorial basado en blockchain, en el que participan unas 70 compañías. Esta plataforma está abierta también a que se unan empresas más pequeñas, universidades y otras entidades.

Pero, ¿qué es en realidad blockchain, esa tecnología de la que tanto se oye hablar pero de la que tan poco se sabe? El sistema desarrollado por Satoshi Nakamoto permitía distribuir información digital a través de un libro de registro descentralizado en el que queda constancia de todas las operaciones realizadas y que no puede ser modificado por ningún participante, lo que asegura que nadie va a poder manipularlo. Lo que comenzó siendo una tecnología que servía de soporte al bitcoin ha acabado convirtiéndose en algo mucho más grande. “Nuestras propuestas pasa por la convergencia con otras tecnologías que están creciendo de forma exponencial, que permiten procesamientos mucho más baratos y una mayor conectividad, como la inteligencia artificial y el Internet de las cosas. Existe mucha desconfianza en torno al blockchain, pero permite intercambiar activos de forma mucho más segura y confiable que hasta ahora”, explica Kuchkovsky, de BBVA.

El hackatón —un encuentro de programadores dispuestos a devanarse los sesos durante un par de días para buscar soluciones informáticas a problemas— organizado por Telefónica abarca desde retos relacionados con la ciberseguridad hasta la participación pública. Y para buscar respuestas, los participantes deben usar el encadenamiento de bloques.

“Estamos ante una tecnología potentísima que sirve como registro contable. Esto permite, por ejemplo, utilizarla en casos relacionados con la cadena de suministro. Si en la entrega de un dispositivo se identifica una pieza defectuosa, nos podríamos remontar en la cadena para detectar dónde se produjo el error. Y ningún usuario puede cambiar un solo byte de información de procesos ya realizados, porque todo queda registrado de forma inmutable. Esa es la magia del blockchain”, aseguran casi al unísono Yaiza Rubio y Félix Brezo, jóvenes trabajadores de ElevenPaths, la unidad de ciberseguridad de Telefónica. “Todo lo que hacemos aquí se podría hacer también sin blockchain. Esto es tan solo la excusa para diseñar procesos de forma más eficiente”, matiza José Luis Núñez, ingeniero del Grupo.

 

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: