Cultura

Banksy reaparece en París con un mensaje de apoyo a los refugiados

El artista más enigmático del mundo, que ya hizo una pieza en ‘La jungla’ de Calais, denuncia ahora la crisis en el Mediterráneo con una niña negra que tapa una esvástica con spray

Banksy ha vuelto. El artista más enigmático del mundo ha regresado al escenario donde se convirtió en leyenda -la calle- para dejar uno de sus mensajes chorreantes de crítica social. En esta ocasión, el grafitero se ha trasladado de incógnito a París, donde en los últimos días ha elaborado hasta seis murales alusivos a la crisis de los refugiados y a la propia historia del país galo.

Corresponde totalmente con el estilo Banksy de la primera década del 2000, su escritura particular, el color, la línea, el hecho de tomar fotos y readaptarlas gráficamente: podemos afirmar que es de Banksy o una muy buena copia “, ha certificado Paul Ardenne, historiador de arte y escritor.

Entre las obras atribuidas al artista en la capital francesa hay una que representa a una niña negra que intenta ocultar una esvástica pintando con spray un mosaico de flores rosas. La pieza ha aparecido en la carretera de circunvalación parisina, al norte de la capital, cerca del antiguo centro de recepción de refugiados de la Porte de la Chapelle. Según la cadena de televisión BFM TV, dicho mural fue realizada el 20 de junio, coincidiendo precisamente con el Día Mundial del Refugiado.

No obstante, Banksy no ha hecho ningún comentario al respecto, con lo que se mantiene el misterio sobre la autoría de las piezas. “No es muy importante que sea realmente suya o no, el efecto Banksy funciona”, observa Ardenne. “Su tema (inmigración), su técnica (stencil [plantilla] negro), su costumbre de oponer la inocencia de la infancia a la barbarie del adulto, el patrón rosa (…) hay muchos indicios de que, incluso sin firma, el trabajo debe atribuirse a Banksy “, ha analizado Télérama.

A finales de 2015, Banksy ya había dejado su sello en Francia tras adentrarse en La jungla de Calais, el lugar frente a la costa británica donde 4.500 inmigrantes vivían en condiciones precarias.

En otra pieza hallada en las inmediaciones de la universidad de La Sorbona se puede ver a un individuo de porte aristocrático que esconde en su espalda un serrucho mientras le ofrece un hueso a un perro con una pierna amputada.

Banksy, o su perfecto imitador, también ha resucitado las icónicas ratas de sus inicios para denunciar el cinismo y las contradicciones de la sociedad actual. Así, en otra pieza uno de estos roedores vuela sobre un corcho de champán, y en otra, el roedor parece haber descolgado el número 8 de la emblemática fecha de Mayo del 1968, en alusión a la oleada de protestas que se llevaron a cabo en París hace medio siglo, para convertirlo en unas orejeras que recuerdan a la silueta de Mickey Mouse.

 

 

Share:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: