Mundo

14 países europeos se suman a la expulsión de diplomáticos rusos

La mitad de la UE replica las medidas británicas en un movimiento coordinado con Washington

Europa se moviliza para expresar su repulsa a Rusia por el ataque químico en Reino Unido. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha anunciado este lunes que 14 países europeos (la mitad de la UE) se suman a la expulsión de diplomáticos rusos adoptada por el Gobierno británico como represalia al envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija el pasado 4 de marzo en Salisbury. Se trata de un movimiento coordinado con Estados Unidos, que también ha anunciado hoy esas medidas. Ucrania, enemistado con Rusia desde la invasión de Crimea,  expulsará asimismo a 13 diplomáticos rusos.

El polaco Tusk ha querido alzar la voz para anunciar unas medidas más enérgicas que las adoptadas por la UE en su conjunto la semana pasada. Entre los países que tomarán esas represalias diplomáticas están Francia, Alemania, España, Italia, Polonia, República Checa, los tres Estados bálticos, Holanda, Dinamarca y Finlandia. Todas las expulsiones anunciadas este lunes superan ya la treintena. El país precursor fue Reino Unido, que expulsó a 23 diplomáticos rusos poco después de considerar “altamente probable” que el Kremlin estuviera detrás del incidente. En conjunto, esas órdenes de salida, provenientes de más de la mitad de los Estados, prácticamente igualan las previstas por Estados Unidos.

“Como consecuencia directa del Consejo Europeo de la semana pasada, 14 Estados han decidido ya expulsar a diplomáticos rusos. No se excluyen medidas adicionales en los próximos días o semanas, incluidas más expulsiones en este marco común de la UE”, ha avanzado el líder del Consejo a su llegada a la reunión que la cúpula comunitaria celebra este lunes con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Varna (Bulgaria).

Solidaridad con Reino Unido

El eje francoalemán —especialmente impulsado por el presidente francés, Emmanuel Macron— ha sido el más activo en cuanto al alcance de la medida. Ambos países expulsarán a cuatro diplomáticos cada uno, el mismo número que Polonia, un Estado con enormes recelos hacia Rusia. “En solidaridad con nuestros socios británicos, hemos notificado a las autoridades rusas nuestra decisión de expulsar del territorio francés a cuatro personas rusas con estatus diplomático, en el plazo de una semana”, ha señalado el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, en un comunicado.

Lituania y República Checa expulsarán a tres miembros de la legación rusa, mientras España, Italia, Holanda y Dinamarca obligarán a abandonar su territorio a dos miembros. Suecia, Estonia, Letonia, Finlandia y Croacia, con representaciones extranjeras más pequeñas, comunicarán la expulsión de un solo miembro. “Esto es otro desafío al orden internacional por parte de Rusia. Por eso debemos actuar”, ha argumentado el primer ministro sueco, Stefan Löfven.

Como club comunitario, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE solo fueron capaces de acordar la semana pasada la llamada a consultas del embajador europeo ante Moscú, Markus Ederer. Pero la intensa presión que ejerció la primera ministra británica, Theresa May, sobre sus colegas surtió efecto para elevar el nivel de la respuesta en las capitales europeas. Incluso en Roma o Madrid, inicialmente reacias a castigos diplomáticos hasta que hubiera resultados claros sobre la autoría del envenenamiento con gas nervioso en Salisbury. Europa adopta así un enfoque dual: más dureza en la mayoría de los Estados miembros y menos en la capital del club comunitario por falta de consenso respecto a medidas más rotundas. De este modo, Bruselas preserva casi intactos los canales de diálogo con Moscú mientras los principales países elevan el tono.

 

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: